Vida de P*ta

Por Alexis Mendoza

Si fuese hombre la vecina llegaría con un auto de lujo, pero como es mujer llega con joyas y ropa muy fina, la vecina trabajaba en una cafetería hasta que un cliente se le insinúo y se la llevo a trabajar en las calles, empeñando su cuerpo fue como levanto la casa más bonita del barrio, dio de comer a su mamá y a su hijo, y además se perfilo como una dama de clase social alta, aunque se promocionaba bañándose todos los día desnuda en el patio. Y como todo lo que sube baja, se enfermó de algo y quedo en los huesos y todo su dinero no le alcanzó para comprar salud. Se retiró a tiempo pero le costo borrar su fama de calle, vendió sus trapos costosos y se compro una máquina de costura y junto a su mamá emprendieron una empresa de confecciones. Aunque no ha dejado de bañarse en el patio, su cuerpo fue recuperando las curvas y las proporciones y la gente decía cuando la veían bien vestida que debió volver a las andanzas, la gente no le cree a nadie.

Anuncios

El paladar de los pobres

Por Alexis Mendoza

Una dama gasta en un pinta labios lo que un pobre se gana en un año. Rico y pobre sueñan lo mismo: ser felices. ¡Pero qué tontería es esa! ¿Ustedes van a dejar que el mundo sea de esa manera?. “Los pobres se reproducen más” dice en la estación de radio un Doctora con más estudios que el Cáncer… ¿Dónde está Robin Hood?… La gente está destinada a quejarse y a dejar de actuar, si vendemos todos los autos del mundo ya no habrán pobres, si vendemos todo lo que a unos nos sobra ya no habrán más muertos por el hambre. Pero esto es de iniciativa, no de opinión, porque la solución ni es política, ni es armada, es iniciar, como el Panadero que un día se levanto tan generoso y comenzó a distribuir su pan entre los hambrientos, y el Estado le expropió sus máquinas, porque para el Estado es necesaria la pobreza y la ignorancia… El Doctor Gómez Castro dijo en una entrevista que no todos deben ser ricos porque entonces de donde saldrán los conductores de bus, los que recogen la basura, los meseros o los que destapan las tuberías… Y a ese Señor le dicen Doctor?

 

La infinita maldad

Pro Alexis Mendoza

El río se lleva lo demás, el resto los ladrones, quisiera que a la vecina se le hubiera llevado la ropita para verle al otro día en sus transparencias. Pero no, ella y su ropa están intactas… No hay colegio, y los demás nos ofrecemos de voluntarios para ir a sacar de entre el barro a las mascotas tiesas o mover algún peso demás. La avalancha es cosa de cada año, pero es peor esa que se sucede en las mentes de todos, la misma que permite que alguien diga que Dios no es justo y por eso escoja el mal como camino y luego ande por allí quitando a los demás lo que les hace falta. Al otro día el barrio huele a putrefacción y nosotros sus habitantes apenas tenemos la energía justa para ir a recibir un bote de agua y los fideos que promete el municipio… La luz demora en llegar y el agua llega en forma de chocolate por las cañerías, el único consuelo es que la vecina se sigue bañando en el patio mostrando sus senos como dos bolas apetecibles y un sexo reprimido por el miedo a seguir pariendo, no se atreve a ocultar su insolencia, porque sabe que es publicidad para su negocio. Ayyy! vecina antes vendía arepas ahora vende la arepa, su Señor un día bajará y le castigará el atrevimiento.

Los abnegados 2

Charlie

Y ante el altar juro la fidelidad sin saber qué clase de demonios se me presentarían. La mujer es el pecado y por su causa fue que cayó el paraíso… Yo no puedo menos contar con la suerte de terminar bien la vida que me cupo, soy un desheredado, un limbo absoluto, dispuesto a pagar caro el precio por ser tan insolente, he muerto por diez segundos cuando el Cirujano me dejo sin corazón y me conecto a una máquina, si alguien me dijera que hay algo del otro lado, le resuelvo la duda diciéndole que no hay consciencia, o no hay nada que es lo mismo. Es mejor de todas maneras a sentir el dolor que te carcome la piel y que confunde los sentidos, hoy estamos conectados a esta realidad y mañana espero que no hay nada más.

 

Los abnegados 1

El Tapita

César no contempla ni tiempo ni espacio, es un ciudadano de una pelota con tierra sacada de muertos, y cultivada por vivos… Yo le dije que en algún momento debía aterrizar para contarnos lo que vió por allá. Pero su insolencia lo hace correr con toda clase de riesgos a fin de cumplir su sentencia máxima que es la de no morir en una cama. “Hay que hacer de la vida un testimonio que por lo menos no sea tan efímero como en los demás”… dice. Es tan confiado que se arriesga a ganarse una bala perdida o un amor fortuito con una mujer de escasa re-puta-ción, A mi se me da igual eso de que algo signifique una cosa u otra, eso del tiempo es una condena, por eso me quito el reloj y a pesar de ser un fino ejemplar de la industria Suiza lo tiro al aire para que el César lo acabe de un balazo, también César quiere lucirse de alguna forma toma un libro lleno de problemas y le soluciona la existencia… SIGUE

Todos los agujeros son buenos

Alexis Mendoza

Con el cañón en forma de flauta el arma dispara mejor, y es más letal… Un ronquido hace eco en la loma, un herido con una herida es trasladado al centro de salud, el Médico afila la aguja. ¡Tranquilos! el muerto de hoy lo reemplaza el nacimiento de mañana. Esta misma noche una doncella se agita y expele su éxtasis en gemidos que despiertan a más de uno en todo el edificio, la gente envidia la felicidad y el logro del orgasmo. Una actriz sale en la tele guía diciendo que no le importa por cual agujero la penetren, el Médico sigue prefiriendo operar que trazar un tratamiento. Los laboratorios traen más noticias de embarazos sorprendentes a adolescentes, la vida les conviene a todos esos mercaderes de fe y salud, a los del sexo, a los que dicen y se muerden la lengua, menos a esos que suspiraron cuando se sucedió el orgasmo y la preñez, que andan ahorrando para pañales y leche, y verán que el día de mañana el agua y el mismo aire ya no serán iguales, los veré allí con sed y luchando por respirar un veneno elaborado por el sistema más maligno creado por el humano.

de todos los sexos 2

Por Charlie

Por eso a la generación de don Primo, el abuelo del César creyó que el sexo por la retaguardia era una amenaza para la especie, y aunque de escribir no tenía mayor idea le envió al Vaticano una comunicación para condenar la practica y dictaminar que era algo pecaminoso y oscuro intentar la penetración por un agujero destinado para la salida y no para la entrada. Pero vaya a decir eso mismo a la escala de Trabajadoras del Sexo que promueven que todos los agujeros de ellas son aseados y más limpios que las salas de cirugía de un hospital. Así las cosas y con una cultura de que la curva más linda de una mujer es la de la cola (y no la de la sonrisa), entonces si hay que pensar bien.