Mes: diciembre 2017

Jugamos a la desdicha

Hernán D “no futuro”

Uno no quiere ser más sabio, sino tener más que el otro.

– ¿Por qué lloras ?

– Mi novio me ha echo daño

– ¿Cómo? pero si solo tienes doce años…

Y yo teniendo muchos años encima y apelo a la desdicha de no saber consolar, menos aconsejar, será que el amor rinde lo que las ganas, como un juguete cuando se desea, como una apatía infantil o un antojo, será que las personas no nos tomamos en serio esta realidad, ó será que usamos a las demás personas como juguetes. ¡Qué va! si estamos en el reality más visto y escuchado, y luego cuando despertemos vamos a darnos cuenta de que el juego valía un buen premio.

Anuncios

Percutor averiado

Hernán D “no futuro”

El día que quise defenderme con un arma, el arma falló.

Que triste es que quieras hacerle el amor a una mujer y la herramienta ni se te pare, ya con la vergüenza e inventando una excusa racional tienes ganas de que la tierra te trague. Pero en realidad, uno es el indócil porque la mujer te consuela con la certeza de que hay que esperar, uno es el que ha hecho del rito una cosa perversa y que debe obedecer un protocolo: sexo y a dormir.

Perpetuidad del amor

Hernán D “no futuro”

– Dime que me amas… –

– Te amo

– Y si me amas tanto. Por qué te casaste con otro?

– El amor es así de raro, ¿sabes que no lo entienden ni los poetas?

– Suena a una excusa…

¿Por qué tanta promiscuidad? ¿Acaso prueban de ser en ser hasta hallar el equilibrio entre sexo y amor? Yo no soy así, cuando quiero una aventura solo tengo que pagarla, es como si subiera a una montaña rusa, y luego del paseo me bajo y me voy, ojalá la muerte no acabe con todo eso. Solo he amado a una mujer en toda mi vida, y sigo pensando en ella. A ella le resultó más fácil todo, dejarme, casarse, tener su hogar, pero de vez en cuando se fuga de eso para ir a buscarme, y no importa el pasado, no amamos y ella se transforma por escasos minutos en la mujer que fue conmigo, tenemos sexo brutal, y cuando agitados deseamos decirnos cuantas cosas, callamos, ella vuelve a ser esa señora del otro, se viste, toma su bolso, me sonríe y se va ¡ni siquiera hay un beso de despedida! y eso no lo critico porque eso me da alas a que pronto volverá para otra faena. quizá no la definitiva, eso nos mantiene vivos a los dos.

La alta sociedad

Hernán D “no futuro”

Yo quisiera decirle a la gente que se cree, y navega en su orgullo y ego que de todas formas se van a morir, que compartan lo que tienen, que aprovechen el tiempo para ayudar a otros, que dejen de gastar desmesuradamente su energía y dinero en personas y cosas equivocadas, que de todas maneras cuenta lo que hagan acá, porque no hay cielo, y no hay infierno, y no hay tampoco riqueza que aplaque las culpas, que de todas maneras el destino de todos es navegar en esta nave hasta un destino incierto, que hay que contemplar muchas posibilidades, y no solo la que brinda las religiones, que hay que probar otra forma de amar y querer al prójimo.

No hay la seguridad

Hernán D “no futuro”

Uno está vivo y al minuto posterior ya no, uno respira pero a veces es inconsciente de eso, uno no suele reconocer la felicidad cuando está en ella, y solo se queja del dolor. No tengo certeza de lo conveniente, yo dudo de todo, desconfío debería decir. Porque lo humano me parece tan débil, es la sociedad la que no esta bien, la que en algún momento te ataca por la espalda, la que te enamora y te da la espalda, la que que pinta un panorama ameno para que persistas pero luego te decepciona. Es triste no hay la certeza, ni la seguridad, no hay la manera de predecir algo, no hay razón para decir que se tendrá éxito o se fracase. Un humano se postula a el río de la vida, por donde conoce caminos distintos, paradójicos, y adquiere un conocimiento que al final no logra del todo utilizar en este mundo. ¿Para qué entonces es todo?.

La epidemia de la mentira

Hernán D “no futuro”

Todos hemos mentido alguna vez, es más mentir se hace fácil y al parecer es interesante descubrir la reacción en las demás personas. El amor por ejemplo ha sido la victima predilecta de la mentira por eso ha muerto, y sigue muriendo en los labios que se besan y ya no sienten lo que antes, en la rutina en que el sexo se convirtió como si no hubieran más posturas, como si traer vida al planeta nos salvara de la soledad arraigada en el alma. Como si el sexo nos quitará las ansias y nada más, un festín de eyacular y poseer, y descomunal gasto de energía. La religión y la política se nutren de la mentira, se valen del trasfondo obsesivo del humano, de la carencia afectiva que nos brindaron nuestros padres, de la escasa estima y motivación y ya está. La mentira va por el mundo como la epidemia y no deja escapar a nadie.

Un tonto para cada ocasión

Hernán D “no futuro”

La gata aparece embestida en un enterizo que deja muy poco a la imaginación, es una chica fatal, una con la capacidad de hacer que un hombre obedezca o muera. Lo paradójico es que tiene un novio que ni le valora, un tipo que es puro musculo y nada de cabeza. Un tipo que le riega la cerveza en el vestido para ir al baño y cogérsela, y la pobre perderse la fiesta, y cumplir el protocolo de toda mujer que finge estar feliz y tratar de que as otras mujeres lo sepan para que le envidien. Una mujer que años después tendrá tres o cuatro hijos y se diga cuenta con la estabilidad económica para cumplir con lo que el universo le ha encargado. A mi tampoco me sale eso de lanzar la cerveza al vestido de una chica, ella se enfada y me da una bofetada que casi me noquea, en venganza saboteo el sonido y la música suena con eco  ensordecedor y la gente mejor se retira a sus habitaciones a tener sexo o a hacer algo más divertido: dormir.