Mes: enero 2016

Amores de Poetas

El Charlie

“El amor es la gonorrea del alma” Fernando Vallejo

Presiento esto ofenda pero la primera cualidad del hombre para el logro del amor es saber mentir. Debe ser la evolución la que ha permitido a la mujer sin embargo tener una dosis de cordura y dimitir e incluso abandonar la idea de conseguir a su príncipe azul como en aquellos cuentos. Tan vulnerables todos de cruzar miradas y enamorarse, los poetas hicimos del verso la carnada para conquistar a las damas por el oído, pero como de oreja en oreja no se hace nada y lo que por un oído entra por el otro (o el mismo) sale, nos erigimos en seres interesados, pautamos en la filosofía del mirar, tocar y  correr. En el mundo hay más personas que amor y el odio crece a cada instante.

 

Anuncios

Frunas y alcohol

El Charlie

Colgados del atrio del potro de hierro vamos a velocidad a riesgo de caer también de estrellarnos contra el mundo, el César detona la persecución, la radio apunta a decir que hay unos facinerosos que robaron un camión de cerveza, la gente abre los ojos asustada y dice ¡cómo ha de ser posible!, los alcohólicos rezan, la gente se hace a un lado por el peligro de ser atropellada, no hay redención, solo espera, al final el camión sin frenos se va de frente contra un montículo y frena, el estrépito es general, el César dice que es preciso incendiar el camión y empieza a regar la cerveza como si fuera combustible ¡falso! la cerveza no enciende, y el tanque del camión no tiene tampoco combustible, y entonces se le ocurre al César vaciar las canastas y las botellas y en cambio del liquido colocar nuestra orina y hacer del delito un belleza de engaño.

Hogares Sustitutos

El Charlie

Yo me vi naufrago después de la muerte de mamá, pensé mil veces en morir, pero no ha sido mi fuerte eso de ir más allá del suelo… Siendo mayor de edad y con pelos debajo de las narices me distraje buscando una mujer que pudiera reemplazar a mamá… nada! Y entonces me quede en un refugio en donde por unas monedas te daban la libertad de dormir bajo techo y te ofrecían de desayuno un vaso de agua. Llegaba ebrio de odio o de alcohol muy de madrugada y la novicia que atendía el hogar siempre me recriminaba por la hora y lanzaba el sermón más soez y descabellado para luego abrirme la puerta y permitirme dormir… Lo que yo no sabía es que en el fondo yo estaba enamorándome de aquella novicia y que ya era adicto a su sermón, así que en una noche de aquellas no la soporte más y la quise callar con un beso que ella evadió para terminar solo siendo un abrazo el casi da cuenta de los dos rodando por el piso… de aquella vez nunca volví a ese refugio y supe luego que la novicia había renunciado a su votos y hasta hoy me corroe la esperanza de que por allí ande buscándome para que sea su galán.

Amores Clandestinos

El Persa

Al Charlie por andar saltando alambradas se le clavo un alambre en la entrepierna con el riesgo de perder el testículo. Al César en una pelea le dieron una patada en su intimidad y le dejaron comiendo polvo, al Tapita por juntarse con lobos aprendió a pelear y también le dejaron tuerto de una güeva. Y todo por intentar amar eso del peligro y la clandestinidad, porque un beso prohibido es tan anhelado como helado fresa. Pero el plato completo se come frío y no importa violar cerradura, cerrojo o alarma para estar con la que uno ama, y luego a la mañana siguiente ir a donde los amigos y decirles “yo se lo hice” y ellos a preguntar que de qué tamaño eran sus tetas… no esa era otra época.

Un mugre en el ojo

El Persa

La Maleja casi se va de espaldas al ver aparecer al galán de sus sueños, más el ansiedad solo le hace dudar si será cierto o es un sueño, pero no sabe cómo va a llegar a su hombre, y entonces el César que como Emperador todo lo sabe, le dice que simule que le cayo un mugre en el ojo y que le busque para que se lo sople (el mugre o el ojo o yo no sé qué). La Maleja va y usa sus dotes de actriz melodramática y es cuando el galán cae en toda su extensión y ella va para la cama y nosotros para ninguna parte con esa dejadez nuestra que algún dí nos va a hacer merecedores a un premio Nobel por nobles.

¿Qué es un culo?

El Persa

Un culo no es nada, una curva, una parábola indefinida o mejor si definida. Y es para los hombres algo que demuestra que la hembra merece la pena.

Pero un culo viene a no ser sino una protuberancia insípida, algo que se pode detrás para que no estorbe.

Pero un culo soporta tu peso cuando te sientas. Un culo te soporta cuando te caes o cuando en la moda se compite por que curva es la que sobresale.

Una chiquilla el otro día por ejemplo salía del gimnasio y en cada ventana se veía el culo para ver si el ejercicio resultaba, lo fatal de todo es que los hombres queremos a esa chica por lo que tiene atrás y no por lo que es como persona.

En el sexo un culo es la pretensión más amena y el juego más inquietante porque si es sexo heterosexual no hay riesgo de embarazo y en cambio si de placer ajustado a el prototipo de prohibido, porque vaginas hay por doquier y cada vez más abiertas, menos estrechas.

Para un homosexual un culo es o no sabría con legitimidad si es pasivo o activo lo cierto es que un culo es la dosis del querer poseer y controlar.

De todas maneras un culo es como la belleza que fenece y que al fin de cuentas se saborea pero que al final acaba.

La soledad del Ombligo

El Persa

Se te llena de hilachas, de mugre, está solo, más solo que día de fiesta, o mejor que día de lluvia y tormenta.

Nadie lo acaricia como debiera, recordarlo cuando naciste te da un poco de asco.

No te lo ves ni en el espejo. Algún artista alguna vez le quiso rescatar con la moda de perforarlo y colgarse un arete. Algún otro creo unas camisas breves para exhibirlo pero nadie lo noto.

El ombligo siguió siendo un solitario.

Y cuando el coito nadie quiere mirarlo, solo mira más abajo, nadie lo lame como al punto G, ni lo limpia con su lengua, ni le acaricia sus pliegues, ni le canta ni le susurra, ni le trata con cariño.

La soledad del ombligo me preocupa.