Mes: noviembre 2016

Una abuela para no olvidar

MALEV

– No tomaré ni un trago, prefiero ir al baño a vomitar y a llorar…

Yo me quedé en la estancia desarmando la pistola, limpiándola y volviéndola ha armar…

– ¿Por qué tienes un arma? – me había preguntado y yo sinceramente no tuve una respuesta, es esta mediocridad que se traduce en una sensación de inseguridad, como si al mundo le importara que me maten… No. Lo importante es que uno tenga con qué responder, en este caso un arma podría servir.

– ¿Estás bien? – pregunté para aliviar un poco la ansiedad…

– Mi abuela tenia razón desde el principio, los hombres no están hechos para amar…

Pensé al contrario que una mujer siempre está predispuesta y su única pretensión en el mundo era encontrar una forma para “joder” al hombre…

– Una, dos, tres pastillas y ya esta! – Le escuche decir, no soporté más forcé la puerta ante su asombro, hermética se quedó en un rincón luego sonrió y habló:

– Estúpido, pensaste en que me iba a suicidar ¿verdad?

– No vale la pena, déjalo y se acabo el dilema, el mundo es demasiado grande para dejarse morir por una sola persona…

– ¿Sabes? mi abuela tenía razón también hay hombres por los que vale la pena luchar

Unos o dos

Una bala puede hacer la diferencia.

Cada vez el ser humano se acerca a la perfección en los métodos de su propio exterminio. antes un revólver tenía seis balas, ahora una pistola alberga hasta dieciséis y un fusil hasta cincuenta.La guerra ha cambiado, antes era osada y de frente, hoy se hace con el arte de la estrategia, la espera y la fuerza bruta no sirve de mucho. sin embargo el miedo es igual.

– Uno, dos, tres; y luego se mueve al poste siguiente, vuelve y cuenta…

– Esta estrategia no sirve de nada…

– Sigues vivo no?

Era mejor ir en zing zag, pero frente a los disparos todo es una lotería.

Hacía ocho días mataron al Culebra, su asesino le dejo escoger “uno o dos”. Se refería a tiros, una forma demente de decir las cosas porque un solo tiro basta si se da en la cabeza. Pero para más seguridad “dos”.

Al culebra le pegaron dos, uno en la cabeza y otro en el corazón.

 

Peligrosos

La soledad es la respuesta al silencio.

Nos sindican de estar fuera del rebaño, pero la sociedad sigue demostrando con insolencia que está mal hecha. Maltratan a los niños violan a la mujer, roban y matan.

Yo por ejemplo pedí una celda para mi solo, pero el sistema se aplaca llenando el resto de seres que a lo mejor ha visto más que uno (como me disgusta utilizar ese “mas qué”).

– Eres un elemento disociador – me dijo la Trabajadora Social

– Yo fui excluido, en razón a no ser comprendido ¿La sociedad me esta creando y ahora me quiere destruir?

– Cuando el Juez te pregunte si eres o no un peligro contesta que no y que tu sueño es tener un empleo y una familia…

Esa respuesta me valió para ganarme un brazalete electrónico y mi confinamiento a cargo de una sociedad en la que por todo cobra, entonces me dedique a tratar de no entrar en contradicción con nadie, ha vestir sobriamente, ha no dar pie a ninguna controversia, ha defraudar a esa sociedad, ha pasar desapercibido.

Uno no esta listo para conformarse con algo.

 

 

Locos

Un condón puede marcar la diferencia.

El alcohol lo dejamos por el sofisma de sindicar del asesinato de nuestros amigos, que ebrios se fueron a pasar su resaca al otro lado, a las drogas recurrimos cuando la existencia se hizo insoportable y sin embargo consentimos su uso en base a el principio que dice que todo y nada es veneno, y que todo depende de la proporción.

Al Poláco por ejemplo, de tanta paja se le creció un tumor en el testículo izquierdo y un cáncer en la próstata, pero de eso no se murió, sino que un tiro lo tumbo cuando defendía su negocio del motín

Ah!. Y el motín ¿Por qué era?

– Fue un sapo que se metió a decir que en el barrio había una olla

Una olla es un lugar en donde distribuyen drogas.

Por curiosidad fui a ver si era verdad y en una casa me encuentro a unos tipos subidos en un árbol utilizando las ramas y un condón para proyectar unos papelitos repletos de polvo. Pero claro la mayoría de polvo era polvo para hornear y abajo andan los adolescentes con la barriga inflada.

Entró la autoridad y requiso hasta el nido de la perra y para su sorpresa hallo a los yupis con las narices blancas, (los yupis son la gente de clase alta) y en el reporte aparece detallado un hallazgo raro: un árbol con condones colgados, en el interrogatorio afirma uno que tal árbol es un adorno por navidad, todo fuese creíble si no es porque para navidad faltan siete meses.

Geniales

Si Sansón mató mil filisteos con una quijada completa que no haremos nosotros con el pelo completo.

– ¿Por qué rasuraron la cabeza del paciente?

– Qué no era una operación de la cabeza

– No. la cirugía es del corazón…

– Entonces le rasuraremos el pecho…

Pero el Charlie se rasuró del cuello para abajo por solicitud expresa de su esposa, quien decía que tanto pelo al momento del sexo le provocaba no orgasmos sino risa.

Al Charlie una mujer le averió el corazón y a mí en seguida se me ocurrió el título de un libro : las damas y las armas.

Pobre Charlie luego de diez horas en un quirófano ya no era nadie.

– Pero si la cirugía duro apenas tres horas ¿Qué hicieron las siete restantes?

– Echar corriente…

– Ahhh!

Diez años después la esposa de Charlie siguió dañándole el corazón y el estómago.

Pero nosotros que somos geniales le fuimos a rescatar, diciéndole que el único amor sincero y fiel es nuestro amor a la li-te-ra-tu-ra.

Parece que resulto, y ahora el Charlie se lleva viendo atardeceres y añorando escribir la historia máxima que le haga acreedor a el botín millonario de algún concurso literario.

Uno de estos días

– Lástima que no sé leer – de dice a la chica el César y le pasa un billete, la chica sonríe.

– ¡La sociedad es una mierda!, pues miren a esa nena, tan bonita y pidiendo limosna – dice Charlie.

Nada qué hacer. El otro día – dice Maleja – nos prestaron la llave de una casa que me encomendaron cuidar y que vamos entrando cuando lujos por doquier: lámparas de araña, manteles y cortinas de seda, comedor de fina madera, cubiertos de plata y las piezas otra muestra de opulencia. Mientras otros pobres si acaso serán dueños del sueño.

– Y recuerdas que el Charlie revisando la basura se encuentra un cinturón nuevo!

– Y no solo eso, también un atuendo de caballero, un corbatín, un guante y un sombrero…

Si de algo sirve – dice Maleja – el Charlie sale vestido como un bufón, va por la calle lanzando piropos y las féminas se creen el cuento y le otorgan el derecho cuestionable de seducirlas, basta con hacer una selección y ver cuál de las interesadas será la peor!

Cuesta arriba

– Mamá! voy para la cuesta – grita el niño, ya ganando la calle. No alcanza a escuchar algo que su mamá  también le dice:

– Nada de estar subiéndose al árbol –

– ¡A ver! quién se arriesga a llegar a lo alto? – dice el Castor…

Los demás comienzan a ascender por entre las ramas, pero uno sobresale, inconsciente de lo que pueda pasar se anticipa hacia unas ramas débiles.

De repente un bulto comienza un descenso frenético, se golpea en cada rama y al fin el piso detiene su andanza. Los chicos se apresuran a bajar para ver quién ha sido el desafortunado, lo miran y huyen…

– Pobre niño, dice la Enfermera

– Pobre mamá dice el Doctor

– Él solo quería llegar alto dice el Castor llorando la culpa

– Al parecer llegó – dice un niño de otro barrio