Mes: marzo 2018

El fósforo sin cabeza v3

El Tapita

Primero Alexis y luego el Aviador se fueron para los cielos, y comenzamos a preguntarnos qué había después de que uno se muere… la conclusión fue que nada, pero que era digno dar la batalla con los egos adyacentes, a César le pegaron dos balazos y salió con vida, Charlie se casó y también salió invicto, la abuela Alejandra parió con dolor tres criatura  y luego dijo que la cesárea era un inminente crimen, otros indomables se hicieron los locos y terminaron en las habitaciones de unos manicomios. yo queriendo olvidar todo, me entregué a una terapia de electro choques, me fritaron el cerebro sacando desde los infiernos una personalidad de mierda que ahora porto, y que es mi perdición porque me va a conducir a estudiar todo de nuevo, a leer lo mismo, menos mal no se me borró eso del gusto por escribir, que ahora hago, y por fin pude sin gafas y con la suerte del novato colocar a lo lejos un fósforo, disparar y prenderle, aunque esta habilidad nadie la haya visto, ni se haya enterado por otro medio… sin embargo cuando la autoridad me encontró el arma me condeno a cinco años de prisión, pena que purgo en mi casa leyendo “el extranjero” de Camus,  lleno mis agendas de notas y crueles intenciones de venganza con los que creen salieron ganando la partida… amanecerá y sabrán de mí…

Anuncios

El fósforo sin cabeza v2

El Tapita

López nuestro don Juan, conquistador había terminado en prisión por el arte y la magia de sentar en sus piernas a colegiales que con el rubor a flor de mejilla le escuchaban las lecturas de Henry Miller y del Marqués de Sade. La novia de López que era Azafata luego me recriminaba no haber hablado a tiempo sobre el asunto, mientras yo aplicaba en ella las técnicas de seducción de Pablo Neruda, sin que ella cambiara su expresión entre ceja y ceja, suerte para López que su novia es Abogada y pudo demostrar que a parte de leer las colegiales ni eran tocadas, ni convencidas de nada que no fuera el amor al arte. Yo testifiqué que era así, y con torpeza repliqué que López para qué diablos va a abusar de una adolescente si en casa tenía a una fiera que se decía podía aguantar la respiración mientras hacía un monumental sesenta y nueve que te hacía terminar con las huevas como pasas uvas.  Muchos después era la Azafata quien nos denunciaba por vagancia elemental, y ser unos mantenidos, corruptores de la juventud y además fracasados, asunto que toleramos hasta cierto punto y antes que los cargos fuesen a aumentar tuvimos que mentir diciendo que nos habíamos hecho a una ametralladora antiaérea capaz de derribar el avión en donde iba nuestra acusadora si no retiraba los cargos… sigue…

El fósforo sin cabeza v1

El Tapita

Ante la decepción que es la vida opusimos el arte, ya no del amor que dejaba embarazada a la mujer, ya no de la obsesión carnal que nos dejaba con el glande blanquecido, ya no del exquisito orgasmo que duraba un parpadeo, sino de las letras que nos fueron acogiendo y envolviendo. Abrimos los ojos para disparar a blancos decadentes como nosotros, por ejemplo colocábamos un fósforo e intentábamos prenderlo con una bala haciendo tiro al blanco, sin embargo lo máximo que logro el César (nuestro mejor tirador) fue dejar el fósforo sin cabeza. Nos devoramos la obra del Alemán Nietzsche con serias repercusiones ateas y de superhéroes, luego nos devoramos la obra existencialista de Sartre y casi no matamos, pero lo que de verdad nos embriago fue Camus con su desazón contagiada por “el extranjero”, el estrépito nos movilizó a la violencia sin tregua en donde terminábamos por los suelos con serios golpes después de retar al duelo a sendos deportistas de la lucha y el boxeo, nos partieron además de la cara, los dientes, nos patearon las huevas y nos dejaron estériles para continuar la friega con las mujeres sin el riesgo de procrear nuestra raza infame y sin sentido… sigue…

La corbata es la lengua del mudo

César

Una señorita vestida como hombre y con los labios pintados de rojo me advierte que el saco y la corbata son la exigencia del club, estoy a punto de abrir mi bragueta y mostrarle mi otra cabeza cuando el tipo de seguridad me atrapa por la nuca y me conduce a la puerta, marco un número en el teléfono para hablar con el Presidente del Club… Una Secretaría me da una hora y un número en la lista de espera, llegó puntual a la cita lo suficiente para admirar las largas piernas de la asistente personal, y la nutrida capa de base que le hace ver la cara como la de un maniquí. El Presidente del Club me alarga el reglamento del Club donde especifica el uso del saco y la corbata para acceder e incluso la advertencia de salir con el mismo porte… Las mujeres en cambio usan un traje elegante y maquillaje… Mi renuncia al club la escribo a mano y con un lapicero sin tinta para que les quede la impresión y alego estar en desacuerdo con el uso de la corbata porque estorba y simboliza la cuerda del ahorcado y sometido, del mudo al que nadie entiende, además en mi criterio no hace elegante a nadie, me reembolsan las doce cuotas aportadas y me regalan un formulario para un referido, formato que hago pedazos de inmediato ante la mirada atenta de la asistente, vuelvo al club y espero la seguridad se distraiga para ir hasta una de las piscinas y orinarme en sus aguas azules y cristalinas que de inmediato reaccionan a la química y se tornan cafés.

Obús en dirección al cielo 6

Charlie

El Tapita mientras tanto estudia los números pero se le corre el coco y se va por las letras, una Psiquiatra le desea fritar el cerebro para que olvide su vida pasada y pare de sufrir… Incauto lo violan sirenas y le quitan la virginidad… se ha hecho rebelde estudiando la historia y un devoto de la santidad de la nada, creo que perdió su alma en el pantano, se le cayó el cabello y tiene esa mirada extraña de los que pierden además el juicio, su personalidad se desdobla y ya no tiene certeza de nada, duda de todo, se elige como una persona distinta que va por la vida persiguiendo una sombra… hojea un libro y espera, anota en su agenda algo y luego sonríe, dice que la vida no acaba porque no es nada, ni eso de la muerte, ni de Dios, que todo es orquestado por la imaginación de una neuronas locas que se les dio por unirse obedeciendo la gravitación universal, la realidad por ende no es sino una simulación cerebral traída a más por los sentidos. Estaba por finalizar todo cuando me dice que el objetivo humano es adquirir conocimiento para que la evolución siga y en eso anda, subido en anaqueles bajando libros, leyendo hasta las instrucciones de un condón, o disperso y abyecto ante el pubis de una ninfa que espera le dé el consabido placer de las carnes que se amasan con la consabida intención de replicarse en seres cada vez más estériles y degenerados. Amén.

Obús en dirección al cielo 5

Charlie

El César mientras tanto vive de la caridad pública y como mantenido de una Ejecutiva a la que sufraga sus deudas con favores sexuales que le tienen convertido en un esqueleto… El viagra ya no le proporciona más tensión y su relación acaba por hacerle izar la bandera blanca… Impirado por Sir Connan Doyle se hace Detective de infidelidades mientras él mismo es el amante y termina picando y huyendo… Por lo menos está exento de caer en esa rutina de esperar qué le mata primero… compra cosas inútiles y se las vende a gente igual de inútil que sus cosas, es arrestado cuando pagaba servicios sexuales con dinero falso y luego perdonado por sus ninfas cuando le catalogan como el mejor polvo posible, e incluso una de esa gatas le propone que le haga un hijo varón para no pasar sola su vida, él accede pero la magia de ponerse botas cuando se hace el acto no funciona y a la doña en cuestión la ecografía  le revela que será niña… ella decide abortar porque según dice “no quiere competencia en el ejercicio de la prostitución”… sigue…

Obús en dirección al cielo 4

Charlie

Una mujer menudita pero bien vestida nos da la bienvenida a la entidad bancaria, nos habla de índices, de porcentajes y de líneas de crédito, cosas que se me antojan crueles para un analfabeta… Mi esposa me toma de la mano, pero yo quiero es espiar a la chiquilla que huele a almizcle y se le forma un corazón en el culo cada que nos invita a seguirla y me gusta como dice “esté es su banco” y hace un movimiento hacia adelante como si me insistiera en ofrecerme el pubis abyecto. Apenas salimos del Banco mi esposa me pellizca y me trae a la realidad en donde pedimos un crédito para comprar la casa soñada y me hace caer en cuenta de que si hubiera ahorrado en lugar de ser un alcohólico no fuese preciso pedir dinero a un Banco… Las mujeres tienen ese tono sarcástico opinando sobre el futuro de los demás mientras ellas mismas no saben qué hacer con sus vidas, y prefieren complicar todo a solucionar algo… Años más tarde me divorcié y retomé el vicio de tomar el licor a pico de botella, en una de esas andanzas descubro a la chica que trabajaba en el banco, esta acabada, ya nos ostenta su culo en forma de corazón ni su tono de voz, la llevo a la cama y descubro en su pubis el rastro de dos cesáreas mal realizadas, me levanto y digo simplemente “no contribuiré a que tengas una cicatriz más”… sigue…