Relatos Mínimos 2

El Tapita

Otra vez en urgencias y la misma proclama del Doctor “O duerme y se alimenta o muere”

Nuestra droga es el sueño al que no queremos asistir, no hay insomnio solo vicio.

Ya una mujer nos sedo contra nuestra voluntad y luego uso el amor para complicarnos la vida.

La vida es eso: sueño y hambre. En la muerte hay paz.

Anuncios

Un tipo de amor

El Tapita

Y cuando las mujeres no nos quieren por lo que somos, tenemos que ir a buscar a las que nos quieren por lo que tenemos.

Eso de hacer el amor sin amor es como tomar un café sin azúcar. Amargo.

Yo he pagado por amor, un amor original, que parezca casual y entregado.

Por esa clase de amor que te hace ir al cine, comer un helado, ser caballeroso, y tener peleas bobas.

Y hasta tener celos.

Así la noche solo pretexto para quitarnos lo artificial y unirnos. O mejor. Crudamente juntar nuestros órganos más internos: nuestros intestinos. ¿O no es así?. El sexo así como lo muestra la pornografía es solo el envase, el contenido tampoco es que desparrame. Así en forma eyacular.

Lo humano todo lo acomoda a su pretensión.

Yo creo existe algo además de ese amor carnal y de satisfacción.

Un amor en el que de todas maneras se pague pero que te den regreso, para no olvidar jamás.

 

Perros nocturnos

El Tapita

En la sala de espera de urgencias la televisión deja de ser el espectáculo. Heridos y la realidad se conjugan con el dolor. César se volvió a envolver en una pelea, esta vez tiene una combinación de golpes bajos con una fea cortada en el antebrazo. En medio de la adrenalina se desangra, y la Doctora de turno me llama para decirme que es un riesgo aplicarle antibióticos si ha bebido. “Le juro que él no ha bebido” le digo pero no me cree, todo es fruto del insomnio que nos da ese aspecto de ebriedad, eso le trato de explicar a la Profesional en tanto va por la jeringa y predica su lema “lo hago bajo su autorización”. -¿Por qué se dan esa vida?- Pregunta la Doctora, César contesta de que hay que aprovechar la vida ya que de todas maneras el tiempo tomará ventaja y ganara la partida. César no es el herido más grave así que lo ayudo a sentarse mientras la Doctora acondiciona la camilla para atender a una joven que ha abusado de la droga, es una nena hermosa, a la que hay que aplicarle en medio del pecho una inyección de insulina con urgencia, la Doctora casi a fuerza abre la blusa, y dos pechos firmes y hermosos se asoman y ella nos espía por si actuamos con malicia, pero no, estamos fríos viendo como la belleza pende de un hilo porque puede la muerte arrebatarla de un instante a otro.  Nos hemos quedado dormidos sentados, y ya dudo de la Doctora quien ha aprovechado un momento para administrarnos un sedante, para amargarnos el porvenir del sueño, pagamos la cuenta y nos vamos a buscar pelea a otro tiempo, a otra era. Primero averiguando por la chica de ayer a la que la muerte arrebato su vida, la Doctora a esa hora debía estar devastada por haber perdido la lucha, quizá esté como nosotros sin poder conciliar el sueño y sin poder vivir sin algo de acción.

Mayday in the floor V5

El Tapita

Un rico se ahoga por tener mucho dinero y no quererlo soltar.

Cómo serán de modernos te disparan desde un auto Audi, con balas de plata y una ametralladora mini Ingram especial, te queda en la cabeza un agujero del tamaño de un guisante, muy hermoso por fuera pero por dentro los sesos explotan y se cuelan.

Este mundo es material así las hijas de Eva digan a su conveniencia que existe algo invisible que es el amor y la fidelidad.

Una arma es también infiel.

Para los confiados el cuchillo.

César me mira tirado en el piso y se ríe ¿dirás que le tienes miedo a las balas? pregunta. Yo le digo que no, lo que me asusta es el sonido. El ruido no mata, es su dilema.

Esta bien así que cuando me lleve el arma a la sien no tendré que taparme los oídos.

 

Mayday in the floor V4

El Tapita

No escondimos nada, ni el sexo, ni la pasión de eso viene la vida y no hay por qué prohibir lo más importante.

Nuestra poesía falló, igual nuestros textos largos y confiados, exentos del vicio, de la acción, de la cosa que anima la vida.

Nacer, crecer, estudiar, emplearse, casarse, ahogarse en la rutina y morirse.

Esto no lo haría un ser con inteligencia. Será por eso que la tienen que buscar en otros mundos.

La pereza nos trajo los mejores inventos y ahora estamos esclavizados.

Solo defendemos el invento de una muñeca sexual que sea muda.

Lo otro sobra y pueden hacer añicos todo. Incluso el condón que falló.

Dios es un invento inmejorable, igual la magia.

Mayday in the floor V3

El Tapita

Una bala sin su pistola es tan triste.

Nos fingimos locos para tener la osadía de decir nuestros alegatos sin exponernos demasiado. ¿A quién le va a interesar la legitimidad en un país de hipócritas e infieles?… Nunca planchamos nuestras camisas ni pantalones, vestimos de camisas rojas y de bluyines sucios. Fingimos tener melenas porque a esa hora o bien la aspa o la grasa fue que nos destino a ser seres calvos y pensantes como los de Grecia.

Por eso pasamos desapercibidos.

El temor de los de arriba es que los de abajo se rebelen, porque caerán. Nosotros evadimos el retén e invocamos a las colegialas a sorber el conocimiento de la vida real, el de la plaza de mercado.

Evadimos la etiqueta de los clubes sociales, y sorbimos los mocos, y nos ensuciamos las manos y nos condenamos a la infección de hongos en las uñas mientras en la clase alta las mujeres se enfermaban de hongos en las Trompas de Falopio ¿Por qué será, no?

Erradicamos el odio viéndonos tenemos igual destino que los demás.