Mes: abril 2017

Las viejas de nuestra vida

Charlie

Por una mujer se nace, y una mujer misma se encarga de ponérsela dura. El Tapita.

Las mujeres son un misterio: inseguras, tiernas y que hablan todo el tiempo sin conocimiento, ni lógica, sin causa. A la experiencia del César, la naturaleza las hizo tontas para que los hombres les pudieran dominar.

Pero el dilema fundamental al que nos vimos enfrentados era que las mujeres tenían ese vicio de soltar la lengua a cualquiera, y en nuestro oficio lo menos que deseábamos era que el rival supiera nuestro siguiente movimiento. Nos quedo utilizar una rutina que ellas misma usan cuando fingen el orgasmo, ese argumento fue válido en cuanto nos pusimos la máscara de la inocencia y acudimos a ser los querubines ideales con la suficiente capacidad de juicio para aparentar ser los amantes perfectos.

El miedo

Charlie

Cuando estaba ebrio no le temía a nada, ni a dios ni al Diablo. Ni a mujer. Por eso quizá terminé casándome, y pensando que en ese día había bebido más que el propio Cura. Por eso a mi primera esposa le fallé en la noche de bodas, por eso dormí en el baño esperando el licor se me fuera escurriendo por los huesos y eso que apenas comenzaba a vislumbrar que mi carrera de alcohólico era hereditaria. entonces mi primera esposa invento algo para irse lejos y desde allá quitarme el resto antes que lo convirtiera en licor. siempre se tiene la esperanza de en el camino hallar algo que le haga resurgir, tomar conciencia sea una mujer, un premio, una enfermedad. Pero a mi me toco todo junto.

 

Carlitos el breve

Charlie

La corbata me hace un nudo en la garganta, el cinturón se me marca en la cintura, no he perdido peso, he ganado apenas la apariencia de un señor distinguido. Llego puntual a la entrevista, ellos se tardan diez minutos en llamarme, ya he sudado un litro y mis manos se esfuerzan por hallar un lugar para temblar sin ser vistas, cuando la primera pregunta me acribilla a mansalva:

– ¿Por qué coloco a un funcionario de Alcohólicos Anónimos en referencias personales?

Esta gente debe tener buenos espías, pienso que ya es suficiente tortura, solo pongo cara de piedra y gesticulo un “gracias” me levanto y me voy por donde vine.

Luego en otra entrevista:

– Aquí dice que estudio Arte dramático porque las demás artes eran superficiales ¿Qué quiere decir con eso?…

Y en una más:

– ¿Usted cree que ser pragmático es una cualidad?…

Tampoco es que quiera ser humillado, y en el paseo entre admirar a Secretarias voluptuosas y Psicoanalistas con frenos en los dientes y palabras sarcásticas, creo mejor vuelvo a mi razón de existir: mi oficio de escritor, que no renta y si duele como muela, y ruego a mis amigos que ya no me llamen Doctor, ni Señor, que me digan Profesor, fue así como en una barrida del destino vine a parar a ser convocado como Profesor de sociales sin saber en dónde diablos quedaba la Mesopotamia, ni si Simón Bolívar tuvo hijos o no.

Uno para todos

Charlie

Nunca aprenderán los que miran desde la barrera.

El Aviador vuelve a meternos en problemas, se ha lanzado de un puente y ha averiado un vehículo estacionado en una acera. El dueño del auto y los uniformados le rodean y están a punto de darle una lección, cuando del cielo aparece un ángel con corbata y camisa almidonada: un Abogado.

– ¿Qué pasa acá? – dice divisando el panorama

– El señor destrozo el parabrisas de este auto señor – dice uno de los uniformados.

– Pero eso no es motivo para golpearle, al contrario habría que felicitarle… –

El uniformado simula una sonrisa sarcástica que no le sale, y a una señal rodean al Defensor.

El Aviador mientras tanto se sienta en la banqueta a mirar el espectáculo.

Del cielo también aparezco yo con el César, al pobre Abogado le tienen rodeado y en cualquier momento hay agresión.

– Primero que todo el auto esta en zona de prohibición de parqueo – dice el Abogado

El oficial lo constata

-En segundo lugar el auto tiene vencido el seguro –

El dueño del auto baja la vista

– Y en tercer lugar este hombre – señala al dueño del auto – tiene antecedentes por maltrato a su pareja –

El oficial tuerce la cara y dejan de rodear al Abogado y ahora rodean al hombre dueño del vehículo que no le vale ya retractarse de todo lo dicho y se va esposado y con la mirada perdida.

El Aviador aplaude.

Y el César réplica la actuación con una frase:

En la vida hay que tener mamá, un Médico y un Abogado, todo lo demás sobra.

 

Ensordecedor

Charlie

Lo que creí fue que algún esposo furioso descubrió a su mujer con su amante y les sentenció al olvido con revólver… Pero no, la doña bate su delantal tranquilizando a todos, ” esta boba hizo estallar la estufa de gasolina mientras hacia arepas de queso” riega la noticia y vivimos para contarla. Cerramos las puertas y seguimos en la tarea del sexo, lo que contaron luego fue que por efecto de sonido varios amantes eyacular antes que la onda los alcanzase, como si la cosa fuera de subsistencia.

La chica muerta

Charlie

“Solo las mujeres se toman en serio la vida”. El Tapita

Nos tomó la noche fría y sin cigarrillos para calentar el alma, el César más preparado para el tormento nos invito a hacer algo más productivo que dormir: visitar una sala de velación.

– ¿Dónde hay muertos? – pregunta el Aviador…

A esa hora velan a una joven que a simple vista da signos de belleza

– Quizá se fue virgen – dice con actitud lastimera el César.

El Aviador en cambio se aproxima al ataúd y evadiendo todo protocolo de tristeza y prudencia abraza a la muerta como si la creyera más viva que nunca.

– Eso es pretexto para robarle algo – le digo al César.

Pero no ha sido eso. Viene el Aviador a contarnos que escucho entre los chicos que la muerta tenía un muy buen busto y lo quiso comprobar…

– No hace falta tanto espectáculo – dice el César, luego nos explica que es amigo del Forense que hace las autopsias quien de seguro tendrá fotos de la chica…

El Aviador vuelve a vomitar en el balde, y no es para menos, en las fotos del álbum se detalla la imagen de un cuerpo lleno de sangre, allí no vale sexo, ni belleza, todos por dentro tenemos sangre y mierda…

 

 

 

Nowhere Man

Charlie

Un tic tac dentro de su cerebro y afuera vacío, un séquito de seguidores y ninguna idea en concreto… ¿están o no los milagros listos?…. un fajo de billetes abren muchas puertas (y piernas)… un tonto en su auto renault rojo color sangre, acelerando, escapando de las risas de los otros en sus camionetas de alta gama, veloces, triunfales. Un se que en todas partes es foráneo, alguien que no contrasta con el paisaje particular, que no echa raíces, que no intima, que no quiere parar, un lunático, un tipo cuyos pasos alientan el giro del mundo, y que es humano solo por voluntad, no es tampoco tan rebelde, ni normal, es solo testigo de lo que sucede en el mundo, alguien que piensa y que es todo lo que hace porque hoy en día está difícil hallar gente que haga esa tarea. Todo es apariencias.