Autor: burdeland

Amante de la expresión popular, sencilla y costumbrista

Las copas boca abajo 2

Alexis Mendoza

Yo veo y no miro, oigo y no escucho, ¡soy un fenómeno!. La autoridad me requiere porque me acusa de ser un agitador y yo lo único que he revuelto es el chocolate. La novia no me deja en paz me quiere cambiar por otro. Mis amigos me desaprueban, solo ebrio soy valiente y capaz de decir algo bueno sobre el amor… Del amor solo amo el sexo. Una voz en la cabeza me dice que me equivoco, solo estoy vivo para ayudar a los demás, en este caso para servir las copas y celebrar no sé qué. Dios es un perverso ser que pone obstá- culos por doquier unos más bellos que otros. Bien dijo el abuelo de César: “Si el sexo anal se hubiese descubierto desde antes está humanidad yacería extinta” Es mi hora, le pido el culo a mi puta, y ella solo sonríe y dice que el sexo Dios lo puso por adelante que lo de atrás es del Diablo… SIGUE

Anuncios

Las copas boca abajo 1

Alexis Mendoza

Yo miro el segundero del reloj y parece que a momentos retrocede un segundo. ¡Maldición! eso me atormenta, eso y el hecho de que al parecer ya estuve aquí en otra vida y en otro tiempo porque esto ya lo había visto o escuchado en otro lado. Me embriago y le confieso mi amor a una Puta (¡gran cosa!). Mastico un pedazo de pan yendo contra la dieta que me permitirá se flaco y musculoso (pero yo solo quiero desarrollar un músculo = el de la lengua que es el que más abre piernas), mi novia me ve así y me quiere exterminar, no le sirve un tipo ebrio e infiel, tampoco le sirve que malgaste el dinero con amores furtivos. Uno tiene que ganarse el amor y el dolor segundo a segundo… SIGUE

Me digo algo para mí

Alexis Mendoza

En la loma Ibeth me dio un beso. Perdí la cabeza. Uno es un estúpido dejarse así de algo tan superficial como el amor y se la pase comprando esquelas y elevado mirando al cielo por si los ángeles le sonríen, uno es un desesperado pensando que el beso sella un compromiso de fidelidad. Ni que fuera una bendición. Uno dice alguna babosada y ella te besa. Uno cree poder superar a los papás y salir a conquistar al mundo. Es poco todo. Si mis abuelos resucitarán de seguro criticarían a mis padres, no estarían de acuerdo con lo que hacen. Yo voy torciendo el camino, y soy vengativo, me aburro de esas chicas que me cuentan que aprendieron a tejer y a cocinar, quisiera me dijeran por ejemplo que aprendieron del Kamazutra alguna pose memorable, a fingir correctamente el orgasmo o algún ejercicio para que su primer parto sea natural y no les deje esa fea cicatriz.

Los Profesores no tienen la razón

Alexis Mendoza

En el patio del colegio las pelotas saltan y también mis pelotas, juego a ensartar un balón en una red, como si la vida fuese solo lanzar y encestar… Esta vida es tan solitaria que no creo que sea como dice el Profesor: un equipo. Se alza la mano y se pregunta por ejemplo “¿Profesor y eso para qué sirve en la vida?” En la oficina del Rector estalla el conflicto de que hay alumnos muy rebeldes. Que contradicen lo que les dice el Profesor, que se les dice que vayan por aquí y se van de largo. Yo disimulo mi insensatez, pido las excusas convenientes y luego me pongo a estudiar por mi cuenta. De paso me robo del expediente de los Profesores las direcciones, y soy testigo que los señores y señoras tienen vidas poco memorables, con hijos adictos, mujeres inconformes y problemas de dinero ¿Y así quieren enseñar sus modelos perfectos?.

Carpe Diem 3

Luis Alonso Valle

Sustento mi suerte en esa clase de carambola del destino en donde tiene una solución y un final. Ingrato mundo que me pone pruebas y me alienta a seguir. Me hará arrepentir de estar y de no estar. Un día uno anhela y al otro quizá lo tiene y comienza a desear más. Por eso no hay que menospreciar al tiempo que hace de las suyas por fuera de nuestros cuerpos y adentro. Por eso hay que vivir el momento, y disfrutar lo que pase, porque dentro de unas vueltas de reloj estaremos todos muertos.

Carpe Diem 2

Luis Alonso Valle

Un diente se me ha desprendido, una arruga nueva va apareciendo, una cana, un sueño, una tremenda resaca. Estoy vivo por gracias de Dios. No tengo más alternativa que disociar, que dejar me confundan con un equivocado, alguien que se va alejando de la realidad que se teje a diario. No hay evolución por el motivo de que ya todo acabó, ese era el destino, aprender del hoy,no para mañana sino para dentro de algún tiempo en que todo se reinicie. Me alegro, te volveré a conocer. Quizá hasta crea en el más allá. Seré diferente entonces, tendré mi diente, la arruga en otro lado, la cana en otro lado más y quizá no me duela la cabeza sino el culo.

Carpe Diem 1

Luis Alonso Valle

Aproximo el fuego a mi cigarrillo ¡milagro! no se enciende. Un cigarrillo apagado vencerá, no causará ningún daño. ¿Cuántos me envidian?. Me dormiré y soñaré contigo. Nadie lo prohibirá (ni tu esposo). Estoy pensando en dejar de estar pendiente del tiempo, ¡adiós reloj! Hay una costumbre para lo demás. Estoy por creer que la humanidad se retro – alimenta. Sugiero un día para reflexionar y otro para lamentar. La chica a la que visito me recibe fríamente, cuando se despega del beso que le doy, le digo al oído “creo que te amo” ella vuelve a decir fríamente – Lo sé – Pero cree que miento. Yo solo podré amar a una sola persona, a mí.