Autor: burdeland

Amante de la expresión popular, sencilla y costumbrista

Un ser dotado

Charlie

Se maquilla lo falso.

César molesta con una linterna de láser que se acaba de comprar, chupa su helado y la luz se la pone en las tetas a la Mesera, ella se sacude como si la luz fuese polvo, otra chiquilla se tapa la cara y dice que la luz es peligrosa que la puede dejar ciega, César lanza una carcajada y dice que todo es relativo citando a Einstein. Afuera apunta la luz al cielo para hacer señas por si otro planeta, asusta a los de la seguridad de un auto blindado con ser un francotirador, también señala en las vitrinas las cosas que quisiera comprar, y las cosas que jamás en la vida tendrá, por ejemplo una casa de tres pisos. Al final nos quedamos en el cruce cegando a los conductores de bicicletas con la tenue luz que cada vez es más débil, ya acabadas las baterías del juguete César lo lanza lejos porque como todo lo divertido en el mundo cuesta un valor que ya no se está dispuesto a pagar.

Anuncios

Relato de un funambulista

John Freddy Equis

Le obsequié una flor a una dama, ella despectivamente me criticó el haber cortado la flor asesinándola, creo hasta cierto punto criticando mi actitud para decirme que ella solo vino al mundo de espectadora, nada de enamorar, nada de sexo, nada de nada… Allí estaba yo en la cuerda floja vacilando, colocando la mente en blanco, sin decir, sin hacer, solo flotando, la gente miraba a la expectativa… pero a los que me conocen les asombra más el hecho de que yo duerma tan tranquilo si afuera me esperan mil problemas, solo escucho mi mente que resuena a una frecuencia única en donde hay paz, en donde hay esa tranquilidad que les hace falta a muchas personas. El otro día hice equilibrio por un cierro hecho con tablas, mi amigo de abajo me advirtió que una de las tablas estaba floja, uno debe en serio experimentar para saber, mientras iba cayendo en cámara lenta pensaba en todo menos en que el suelo me esperaba para darme una lección, iba cayendo y aspiraba a que todo fuera mejor, pero sin embargo era inevitable el fin, ese destino al que se aferra cuando se entra a este mundo, ese en el que importa en final de la caída y no el viaje, aprendí a hacer diferente todo.

El currículum de todas

César Vélez

Alexis hace maromas en la orilla del río a riesgo de en una voltereta lesionarse el esternón… dice quiere presentarse en la convocatoria de porristas de su colegio, asistimos a un patio en donde van llamando a cada aspirante, Alexis me temo va con el objetivo de ridiculizar el evento porque él no tiene vocación de gimnasta, menos de porrista, o solo que su misión sea enamorar a alguna doncella que guste de esos azares… Llaman a Alexis y él arranca una rutina cómica, con contorsiones cual si le diera un ataque de lombrices, y otras con un semblante como si la maroma que acabará de hacer denotara su capacidad, yo me muero de la risa, y asumo o mi amigo se tomo unos tragos o está actuando. Soy el único que aplaudo al final y todos me miran como si fuese un ser raro, recibo a mi amigo felicitando su intento, pero de todas formas es que le digo que acá en está clase de eventos de seguro escogen a las mujeres de mejores curvas y rutinas, acá no hay lugar para los débiles. Cuando entregan el veredicto en el que el nombre de Alexis ni asoma, él raudo va a felicitar a las ganadoras con abrazos y besos y de cuando en cuando les toca con insolencia el trasero y ahora él es que se ríe.

Un hombre se cree mujer

César Vélez

Estaba yo leyendo a Kafka, y justo “la metamorfosis” cuando Alexis llega a contarme que la mujer más bonita de la calle del amor es un hombre. Yo, un tonto con espejo, no le entiendo, pero luego vamos a comprobar que la cosa va en serio, la solemne criatura se ha depilado hasta las orejas y se ha aplicado colorete, base, pintalabios, rubor y perfume, sin embargo él/ella solo dice tener un pecado… Alexis se remuerde entre los dedos la nariz, y él/ella nos muestra su paquete en el centro crepuscular ¡por Dios! tiene el pene de un burro, por qué será que nadie es feliz con lo que tiene. Alexis tiene el semblante de asco, yo de asombro, la tal metamorfosis va por lo cierto, vamos naciendo sin ton ni son y convirtiéndonos en algo distinto a lo que teníamos destinado ser.

Sueño de Navidad 2

César Vélez

Un muerto aparece en el río, mi mente me advierte que Alexis pudo quedarse dormido cuando el río se creció, voy corriendo, pero Alexis es el primero que ha descubierto el cuerpo, es el de un tipo, un moreno alto, con músculos, desnudo y con el sexo al parecer erecto y está esponjado por el agua, pero el Inspector dice que entre ceja y ceja tiene un hoyo de un disparo. Los del gimnasio le reconocen, y saben que al difunto le gustaba meterse con las mujeres de otros. Como nadie sabe más los del gimnasio hacen colecta y apenas les alcanza para apartar el sitio y de ataúd le acondicionan un cajón en mala madera que ya llegando al cementerio se desfonda y el muerto casi rueda si no es por la presurosa ayuda de Alexis y mía. La gente está alelada con la navidad, las bolas y luces, pero en medio del entierro hay una que otra muchachita que solo quiere ver al moreno desnudo y con el miembro erecto porque se quejan de que no han conocido un macho de verdad.

Sueño de Navidad 1

César Vélez

Yo amé a mis padres, pero los perdí, el sufrimiento nos lo ahorramos unos a otros.

Alexis esta en los huesos por comer poco y cagar demás. Pero yo creo es porque se la pasa masturbándose en el río cuando asoman las Ibañez a bañarse el sexo repleto de pudor, sudor y lágrimas… Yo estoy gordo porque disparo balas en vez de flemas… Tengo una novia alta, de nalgas y tetas duras, soy más feliz que papá Noel. Alexis me acompaña al parque a desenredar luces de navidad, adornamos los árboles, y al mismo tiempo escribimos groserías en el asfalto. Por la noche vamos a comer plátano maduro con queso y compramos una botella de vino, y luego cerveza y papas fritas, vamos al río a ver a las parejas intentar el sexo clandestino, ¡pero nada! ¿Cómo van a poder los pobres si estamos desde lo alto tirando pepas de mango?… Pasan  a lado nuestro las niñas con cara de enfado y ellos agradecidos por haber conocido una vagina y no empalagarse con nada distinto. Alexis les hace un favor cuando por pescar en el río coge un pescado raro, baboso y pestilente al que bautiza como vagina y anda de escuela en escuela brindando educación sexual… SIGUE

De decepciones y otras secuelas causadas por el sexo 3

Anka Devine

Soy puta e infiel al cliente pasado, una borra el cassette. Una es civilizada al usar jerga de batalla porque el sexo requiere ese impulso… hoy solo es un acto de placer, no va a ver la carga de la seducción, del amor, de la intención reproductiva ni la audacia de evadir el precio legal… Asumo el hombre ha visto el porno habitual y es mérito entender que no todo lo que se presenta es real, entonces va a lo que va, se mueve, entiende su instinto y la verdad, cuida su billetera, asegura el condón, espía mis formas y le da igual sentir algo o no, sus músculos se contraen y sucede un rápido descargue, se agota su vida porque en su destino solo se le permitieron cierto número de eyaculaciones.