Es la misma historia de siempre

Betyna

– Por qué no tienen un hijo y así acomodas tu vida? – me dice con seriedad papá

Él esta nervioso porque ve que su hijita se ha metido de objetora de conciencia sobre la maternidad y si yo no tengo hijos ¿para qué se mata tanto papá?

La sociedad me desencanta, es torpe, violenta, va como camada de animales, y entiendo que yo pertenezco a ella y los sigo.

Yo no puedo durar nueve meses con la barriga inflada, yo quiero sangrar siempre.

Por eso me gusta el sexo O.R.A.L. que debería ser así como lo escribo una sigla para OPOSITORA – RADICAL – A – LOQUEAR.

Anuncios

El linaje en la ropa

Betyna

Qué se habrán creído con el pelo planchado y teñido y el escote prominente, forjando flacura producto de la bulimia, si bulímicas no por parecer flacas sino por no poder cocinar (o tener pereza), algo decía el Pastor “mujer que no sepa cocinar es hombre”. Pero la ropa de marca, el estigma de porta con decencia una marca “studio” o un trapo color mierda. O peor un roto de mal gusto en el culo, o en la pierna o la entrepierna, los hombres dirán pero las mujeres (las otras) te odiarán, y tú compites por un lugar en la escala (no en la alimenticia). Eres más segura así bien vestida y con el sostén apretando hasta el corazón para ningún bobo te lo eche a perder, tú si puedes parecer segura y exhibir la sonrisa como un apliqué más, que feo se visten las religiosas.

 

Hay que vender cara la virginidad

Betyna

El reguetón abre las piernas, la sabiduría es cerrarlas (a tiempo). Yo diagnostico a la sociedad actual como enferma, primero que todo es obscena criticando el machismo, pero igual lo fomenta. En segundo lugar no hemos podido superar la idea de género. Ya hay mucha brecha en cuanto a economía para que ahora haya que luchar también por distinción y respeto. Y peor es la sindicación de que la virginidad se está perdiendo más por curiosidad que por amor (propio). Las abuelas decían que tuvieron muchos hijos por culpa de que antes no había televisión, las que vamos para allá entonces ¿qué diremos?, ¿cuál será la excusa?. Yo digo que hay que vender caro lo que es de uno, qué paguen los hombres por estrenar… o no?

 

Todo el mundo quiere una fiesta

Betyna

El pintalabios me queda estupendo, ojalá no me besen hoy. Estoy de malas con el bolso he golpeado el filo de la pared y la colonia con ferormonas ha explotado en el interior ¡huelo a puta! Y como si eso no fuera poco una bola de machos me secundan como perra en celo. ¡Oh my God! ¡Santo Dios! la crespa de la fiesta bate sus caderas y me arrebata el séquito, la muy zorra parece que tiene culo de oro ¡brilla!. Alza los brazos y se agita frenética en la pista de baile, se ha rasurado sus axilas, y abre las piernas lasciva, su pareja suda a chorros. Un orangután me saca a bailar, sonríe pero no coge paso, me pisa, ¡ayyy!, yo cuento los segundos para parar, hay otra loca con un saco de lana en cuyas mangas esconde sus manos, parece una camisa de fuerza. Otra tonta y ebria corre a vomitar al sanitario, su amiga corre también a sostenerle el cabello. La zarca se besa con un tipo y se le vuela el color de los labios y se embadurna la cara queda como una payasa. Mi bolso es un desastre, meto la mano y uno de los vidrios me corta un dedo, me chupo la sangre, parezco niña mimada, ¡me voy!, en el baño una pareja intenta un sexo afanado, dejo el bolso, lo tiro a la basura solo sacando la billetera. El alcohol esta haciendo su trabajo las parejas bailan más pegadas, más liberadas. Un tipo me toca la cola y lleva su insulto, otro más tonto me empuja y se gana un puño. Esto se sale de control, a punto de marcharme una tipa sale del baño con la mano ensangrentada, adivino: metió la mano en un bolso que encontró, por lo menos la sangre se le ha mezclado con la colonia y huele bueno.

Ponerle el pecho

Betyna

Ya dicen que el sexo solo sirve para procrear, nada de satisfacción ni placer.

Eyacular es fácil o bien parece algo que al pobre hombre le reduce años de su vida viril o total.

Pero es vicio de la mujer también ir donde no le han llamado (se escribe así ¿verdad?)

En última, si fruto de tanta miel y luna, resulto que el espermatozoide y el óvulo se hallaron es indispensable aterrizar.

Una mujer debe poner el pecho y el alma, en resumen debe sacrificarse, así no le parezca ello o aquello. Me causa eso si molestia con la naturaleza eso de que una tenga que amamantar, aunque nunca he pasado por eso creo que es una incitación natural a la madre a que ponga el pecho y la leche. e intermedie una excitación y por tanto una insinuación de repente a volver a el inicio.

Aunque por allí se dice que madre lactante esta exenta de procrear de nuevo. Pero casos van y vienen, se han visto.

 

 

 

El Estafeta del cielo drive

César Vélez

Uno se muere de a poquitos.

López murió de una dosis letal de medicamentos para controlar la ansiedad. Misma enfermedad que al parecer teníamos todos, la misma que nos entró cuando recordamos a los nuestros ascendidos al cielo, perdí a dos hermanos a Alexis y a Rocky, a dos guardaespaldas Kito y Marco, y a dos novias Clara y Siré. El mundo se ponía en nuestra contra, con las suficientes razones para irse mejor del otro lado, porque allá estaban los demás, un Padre religioso nos ofreció la Palabra, una mujer el amor e hijos, un tabernero licor, las dudas solo esperanza, la felicidad solo dinero (o es al contrario)… Lo que digo es todo suministrado como tranquilizante mientras llega la hora. Pero no deseamos esperar tanto teníamos los cañones apuntando a nuestra frente, a nuestro paladar a nuestra sien y entonces apareció el Tapita, un ser serio como payaso, un mimo callado, un ciego, sordo y mudo con aptitudes para el circo pero que venía con una buena nueva… Había un Santo colombiano que vestía de negro y proclamaba el amor desmedido (no en gotas como le gusta suministrarlo a las hijas de Eva), un Profeta que había adivinado el número de la lotería y sin embargo no lo había jugado, un Señor todo vestido de negro para parecer más alto y viril, un tipo melancólico que profanaba tumbas y vaginas vírgenes de señoritas de la alta sociedad, un Poeta con el don para evocar el verso más exacto con destino a los ovarios y testículos, un señor de señores que humildemente se hacía llamar gonzaloarango.

Tu parte insegura

César Vélez

No tengo para el pasaje, te contemplo por lo pronto.

Me ocurre solo con un tipo de mujer que se hace querer demasiado: culpa.

– Pero eres muy linda para estar sola en esta calle, vendiendo lo que Dios te dio –

Y ella sorda acechaba la esquina por si alguien venia, luego me pregunto tácitamente:

– ¿Quieres o no?-

No fui sordo, la chica prometía, era una pepa de oro que se encuentra uno pateando todas las piedras.

A media noche después del sexo le pregunté:

– ¿Qué harás con tu vida? –

Y ella solemne contestó:

– Aspiro a casarme con un millonario y tener los hijos que me diga –

Fue difícil la despedida, miré atrás y quise memorizar todo de ella.

Y años después vengo a ver su rostro en una fotografía que exhibía un fotógrafo en el parque, le interrogué sobre ella y me torturo con que “parecía una virgen” le asomé muchos billetes para convencerlo de venderme la foto, pero se resistía, así que al final del día lo seguí y en un impulso le arrebaté el paquete de las fotos, corrí.

Para mi infortunio la foto de ella no estaba ya allí.