Let’s go my darling!

César Vélez

Estados Unidos prospera con su industria pornográfica a todo vapor, la revista Playboy se vende como pan caliente (con pescado y todo). Alexis tiene sobornado al distribuidor para que siempre le guarde un ejemplar, al reclamarlo nos vamos para el río en donde desplegamos la página central a toda la extensión, y admiramos el espectáculo de una modelo con rosados túneles y a disposición de todo público, que comparada con el cultivo de mujeres de acá no se compara. Unas enanas engreídas con serios problemas para ser dignas damas. Todavía recuerdo la vez que Alexis me llama urgente con la noticia de la llegada de una extranjera a la ciudad, pensé se parecería a una de las rubias de la revista, pero me encontré con una alta criatura que ostentaba una planicie esmerada, al punto que Alexis en un perfecto inglés le cuestionó sobre su talla de ropa interior y sus gustos sexuales… Lesbian… Uno si la tiene perdida cuando espera demasiado, pero Alexis se conforma con escribir en un escueto inglés una carta dirigida al dueño de la Playboy en donde le pide sea considerado con los masturbadores frecuentes y sea mesurado y no exagere los atributos de las mujeres… meses después Alexis descubre su carta publicada en un correcto inglés con una única respuesta “Fuck you!”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s