Dan ganas de amar

Charlie

El sexo es la batalla pero el amor es la guerra.

“Los clientes quieren librarse de pagar el hotel, la arriman a una al muro y luego le salpican la vagina” dice la Doroty, una Trabajadora Sexual. Yo creo se perdió es la caballerosidad. El acto sexual hoy en día es de animales, y como decía César las mujeres prefieren tener un hijo que un orgasmo. Pero a la última boda que asistí ya metido en la Iglesia y sudando la gota gorda, pensé en qué maravilloso que existiera Dios, e inclusive que existiera el amor, y fuese verdad eso que dijo en Padre “hasta que la muerto los separe”. La verdad es que pensé estaba llorando, pero eran las gotas de sudor que resbalaban trémulas por mi frente. Salía a tirar mi porción de arroz. Estaba tan envidioso de la felicidad de esos dos que me fui de Putas, y a la Doroty le propuse matrimonio. Pero tal como le sucede a los de mi clan: que nadie les cree nada, la Doroty me salió para esquivar la pretensión de que era casada con su media naranja. Me lo dijo mientras pujaba y embestía de maravilla y mi elixir brotaba a una velocidad increíble dispuesto a romper la barrera de látex. No supe más qué había sido de aquella pareja que se casó aquel día, lo que soy yo no volví a asistir a ninguna boda más no tanto por envidiar la felicidad, sino porque cada vez estaba más difícil elegir el regalo perfecto para la pareja.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s