El gato negro y el porvenir también negro

César Vélez

Yo siempre me levanto primero. El Charlie después y de último el Alexis. Cada quien tiene su delito cometido que no le deja dormir. Una ninfa rosada me espera en la puerta para ofrecerme su cuerpo, estoy aburrido hasta del sexo, si alguien no me trae otra perversión tendré que suicidarme. El Charlie revuelve unos huevos y como no hay platos los sirve en un cenicero. El Alexis vomita una pelota de lanas como un gato, esos son los cabellos que le arrancó a su amada en el ejercicio del sexo, creo que hay uno que otro vello púbico. Como van las cosas la vida ya me sabe amarga, y nada me convence de tener un porvenir, salvo mi idea de que tener todo el dinero del mundo te da el derecho de ir a ver qué diablos hacen los ricos: van con sus muñecas llenas de cirugías y coco fatuo. Lindo mundo, lindo Gato Alexis vomitando pelo o vello, y yo muerto de risa cuando el Charlie dice que al Alexis fue que lo embarazo la amante de turno y no al revés.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s