Un Tic Tac descontinuado

Charlie

Alexis se duerme en donde sea, tiene el don de marcharse a soñar, y se levanta como si lo hubiesen resucitado, cualquiera podría jurar estaba ebrio, pero no, él tiene el sueño pesado, Orfeo debería estar celoso. Más de una vez me asustó ese comportamiento porque pensaba que Alexis se había ido de verdad al más allá. Por eso cuando en realidad abandonó el mundo por pura y elemental costumbre me acerqué al féretro y lo sacudí con la esperanza de que resucitará de ese sueño. No sucedió. Fuí a darle la queja al César, que entre otras llegó tarde, de que nuestro amigo en realidad se había marchado para siempre – No es cierto – dijo el César y agregó – Fuimos nosotros los que morimos para él – Como quiera que fuese cada que el sueño me traiciona y se rebela en contra del despertador recuerdo a Alexis y creo que él se preparó desde siempre para afrontar el sueño eterno en el que uno no es capaz de hacer nada más que soñar y puede que esos sueños se hagan realidad de este lado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s