La luna lo soporta todo

Betyna

Ya no sé qué hace con mi cabello, un peinado me señala de lunática, otro de un intelectual, y otro más de ser la elemental de siempre: ¡aburrida!. Una manipulación de la moda, y una siempre cae tonta y redonda. El todo es ir el en cauce de las demás. De las que se besa, de las que se hacen la difíciles y llevan a su príncipe azul a la cama (y no al altar). La babosas que andan con el ceño arrugado y a las que en la calle los decentes miran a los ojos mientras otros corren con sus teléfonos móviles “inteligentes” a grabarle el trasero y las piernas. ¿Qué logran con eso? acaso consolar sus noches de ocio y triste frío amor. Usted porque es entendido, se ríe, pero más bien es de creer en que mejor en lugar de la regla una pudiera cada mes mirar a la luna y convertirse en un monstruo, ¡pobres a los que aguantan!. Dicen que eso de sangrar es porque hay una herida y no bastante con ello hay que sentirse melancólica y llorar y llorar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s