Un gramo de mundo

César Vélez

A la tonta le comienza a sangrar la nariz, no suelo consentir a drogadictas, ni locas, ni despechadas, las mujer en sí es peligrosa, ahora peor cuando es adicta, o loca o está pensando en venganza… El amor es un vicio que se acaba… se consume como la misma heroína que toca un pinchazo y luego flotar en ese mar de plenitud hasta que se hace necesaria una dosis mayor… Admiro a esos hombres que andan con una fiera que a leguas huele a hiena… como amaestrarán a esas fieras… Prostitutas que se venden por un gramo y luego se tiran dos y le comienza subiendo por la fosa y les acribilla los vasos de la nariz y sangran como a fin de mes… Maldito vicio, y yo listo por si la hembra se va y se queda del otro lado… ¿Los has hecho con coca?… dice sonriendo, eso te anestesia el glande y por tanto entras y sales un millón de veces sin correrte… Para qué quiero yo saber si es verdad, a estas alturas estoy dudando de que exista el orgasmo femenino y todo sea una treta para que uno impulse su líquido y le de a un óvulo como a pieza de billar… y en una carambola del destino la fémina pueda parir y seguir dilatando el fin de todo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s