Para no morir

César Vélez

Uno es frente al mundo una idea que se borra.

Dormía con el arma bajo el almohada pensando en el día, imaginaba una mala noticia, un mal diagnóstico, una redada, una emboscada.

A mi lado una dama, a veces más peligrosa que la misma arma.

Yo respirando, el arma esperando su turno.

Mil veces la quise distante, ajena, muy diferente a mi.

El día que la autoridad la encontró en mi cintura enredada, tuve que decirles que no era para dañar a nadie, solo era para que no me maten – Y a usted quién lo va a matar? – dicen, yo les respondo que cualquiera y para adorno señalo a una mujer sospechosa. La autoridad me esposa y me dice que está para protegerme, y a ellos quién los protege?… El Señor Juez me tira al calabozo y me sentencia a cuatro años, en la cárcel aprendo a cocinar y a pensar como cualquier mortal.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s