De uno en uno

César Vélez

La tarea esta hecha pero la lección no está aprendida.

La gente piensa que estamos ebrios, pero es el sueño que nos ahorramos la noche anterior para vivir más, pero no mejor. Un trueno ensordece el panorama, la gente corre porque al parecer va a llover, a nosotros nos sienta bien la lluvia, ya nuestros cuerpos huelen a madera. Uno es el Pinocho del cuento. Esta realidad es fundada en los sentidos, o sea es falsa. La autoridad nos persigue porque no hacemos lo “normal”, que lindo fuese que siguiéramos los protocolos sociales como encontrar pareja y repetir la faena. En cambio regamos el licor, escupimos los cigarros y respetamos a las señoritas cuya virginidad las hace inmaculadas. Eso no le conviene al Estado. No tenemos identificación porque salimos tristes en la foto. Y al más simple signo de peligro saldremos tiernos e inmunes hacia el otro lado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s