Días difíciles 2

El Tapita

El ojo me palpita, Charlie vuela y agrede y trata de comprobar si es cierta tanta lógica de película de acción, no le vale no es Jackie Chan, es Charlie. A mi tampoco me funcionan los nudillos ni el boxeo de Mohamed. Sin embargo resisto el primer embate y caigo en dos rounds, tengo la valentía de sonreír, mis encías son sanguinarias. Charlie prueba una llave combativa y su agresor lo derriba de un golpe, por mi parte y aprovechando mi altura ensayo una táctica prohibida: un salto mortal. Razón no aprobé la educación física, sin embargo eso basta para que nuestros contrincantes tomarán una mesa y la destrozarán contra nuestros rendidos cuerpos, mi frente suda sangre, el Charlie tiene un ojo que parece naranja, una década después nadie lo creería volvimos a estar cara a cara con nuestros contendientes pero esta vez todos nos convencimos que era inútil una pelea cuerpo a cuerpo si mediaba antes lo que cada quien tenía entre las piernas, y no me refiero a los huevos ni el falo, sino a una arma.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s