Días difíciles 1

El Tapita

Uno deseaba o reunirse con el Creador o mejor tratar de nacer a la inversa por las entrañas de una mujer.

Si no fuese porque me unte de la pomada milagrosa de un tal Profeta de la Oscuridad Nueva ya me vería usted pasar sin gloria por este valle de semen y lágrimas.

A mí me demandaron por nada, y leyendo el primer manifiesto nadaísta me colgué la responsabilidad de impartir el veneno más sutil: el del conocimiento.

¡Prohibido suicidarse!

Pero uno conviviendo con una bala no puede mayor cosa imaginar, uno se pega en la frente. Frente a la realidad, no hay amor, hay poesía y deprime como la masturbación, como la menstruación.

Uno pierde la erección en el último momento y para colmo se le enreda un vello púbico en la bragueta ¡como duele!, no más que cuando activo el arma y así caliente como está )como mujer en cama) la tengo en la mano y me quema.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s