No necesitamos quien nos quiera

Charlie

El amor debería durar lo que un tinto caliente.

Hay gente con flores por doquier lloran a sus muertos. César dice que no deberían homenajear a sus muertos matando las flores, las plantas también sienten.

La tumba de Alexis por años fue la más adornada, pudimos constatar que una de sus últimas novias se ocupaba de traerle todos los martes agua y rosas.

Alexis le dio un hijo al mundo, y el mundo en cambio nunca le dio nada a Alexis ¿ó quién sabe?

El mismo Alexis decía que morir era como si una gota dulce cayera en medio del mar, se funde con el todo.

Ni César, ni yo, sabemos qué hacer frente a la tumba de nuestro amigo salvo espiar por momentos qué hacen las otras personas, no sabemos orar, menos adornar una tumba. A último momento César comienza a hablar sobre la alergia que tenía Alexis por la sociedad “Es que está mal hecha” decía y sentenciaba que el ser humano vive anti naturalmente pues se asocia en familias, en grupos, en comunidades y luego odia, se atormenta, se ahoga y allí surge la violencia. Quizá tuvo razón Alexis, o quizá fuese que como en algún momento replico él mismo los solitarios no tienen razón para suicidarse y en cambio los que se hallan acompañados tienen suficientes razones para desear morirse.

César tira un clavel sobre la lápida y esgrime en un acto desaforado una sonrisa que llega hasta el más allá porque se escucha el eco.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s