Encuentros Psiquiátricos del tercer tipo evento 2

Charlie

O  éramos incomprendidos o no comprendíamos al mundo.

Una Doctora conecta el diodo y hace la señal, yo solo hago una oración.

La electricidad comienza a fluir y entonces todo me hormiguea: el pulso, la palma de los pies, el sexo.

Pierdo el control del esfínter y todo músculo largo (incluyendo mi pene)

Recito las bocales para que no se me rompan los dientes: a…e…i…o…uuuuuuu…

Mi lengua queda afuera lo mismo que mi saliva, siento que se hincha todo, y la Doctora vuelve a dar la señal y todo para.

Me ordena cerrar los ojos e ir tomando el dominio de mi cuerpo: comienzo por el pie, y subo… las articulaciones no obedecen.

Hay un sonido raro en mi oído y un sabor metálico en mi boca: me he mordido el labio y sangra.

Luego ya afuera sonrío sin saber por qué, estoy más liviano, soy más feliz y ya no recuerdo el motivo de mis decepciones… no sé para dónde es que voy, ni sé a ciencia cierta quien es que soy…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s