Una bala, una mujer, un trago

Charlie

Y como nacimos de culo, la mala suerte se nos fue pegando en el transcurso de la vida de a poco.

Enfrentamos a los malos y reservamos una bala para nosotros mismos.

Una mujer nos mostró que hay agujeros buenos pero que al tiempo pueden disparar hijos al mundo que pueden salir también malos.

El licor transparente nos indujo al oso y al baile.

Mandamos todo por la borda y luego nos lanzamos nosotros mismos sin saber nadar.

Pero fue bueno, ya que en el trasfondo nos divertimos mucho y sobre todo aprendimos que la vida es la oportunidad para dar la mejor versión posible en esta actuación, quizá los aplausos nos los den luego.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s