No es un crimen pensar

Por Charlie

Un retén y estamos con el pecho a tierra por sospechosos, los tipos escarban en el auto, se roban el radio de pilas, los cigarrillos, y una botella de vodka, el César confiado se aburre y se da vuelta, así acostado, cruza las manos en su nuca y ve el cielo y sonríe, uno de los tipos viene a amenazarle con su fusil – si quiere dispare – le dice el César sin dejar de sonreír, mientras a mí me salen lágrimas de miedo, el tipo que amenaza deja de hacerlo y le ayuda a incorporarse y le dice “Perdone señor, no le había reconocido, esto de la revolución nos tiene medio ansiosos y ciegos” El César le disculpa mientras les habla de que su tal revolución esta equivocada y al despedirse les dice – Deberían dinamitar las escuelas y las iglesias que es donde se esconde la burguesía – Los tipos hacen un saludo militar y se escabullen, asombrados miramos al César pidiendo respuestas a la escena que se acaba de dar – No lo sé dice muy fresco, quizá me confundieron con un icono de su causa, hay mujeres que dicen que me parezco al Che Guevara – y nosotros incrédulos.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s