Un lugar para cada cual

Betyna

Liz dice primero que a las siete, luego llama que a las ocho y llega ¡a las diez!

Eso si llega como si se hubiese vaciado la loción.

– ¿Qué hiciste? – le increpo… y ella:

– Nada… – pero luego pestañea rápido y dice en forma de confesión:

– Le besé… pero juro que al principio no sentí nada… pero luego quise más… – se avergüenza…

¡Pobres hombres! tratando de descifrarnos…

Yo envidio a Liz y para mis adentros me prometo besar a alguien también… ¡Pero una es una estúpida al querer imitar a alguien más! Que no es posible una misma ser más original y encontrar su lugar.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s