La reina de la cuadra

Betyna

Carolín es alta, tiene los parpados caídos y un semblante de agripada que le hace hermosa. Cabello ondulado, y piel de porcelana, ha aprendido con sus tías como contonear sus caderas mientras camina, todo lo tiene medido: un paso, un pestañeo, una palabra… Yo me alisto para ser su contrincante en el reinado de la cuadra, no sé manejar los tacones, me cuesta mantener la espalda derecha y siempre que camino miro al piso. No sé usar maquillaje y menos combinar los colores.

– ¿Sabes que Carolín tiene un punto débil? – me dice Omar para alentarme

– Cuál? – le digo algo entusiasmada

– Pues ni más ni menos que huele a plátano viche – dice sonriendo.

Eso ya lo sabe todo el mundo, y es porque Carolín es alérgica a los perfumes, tiene una exagerada rinitis apenas huele algo más fuerte que el alcohol.

Omar haría lo que sea por mi, incluso se ofrece a sabotear a Carolín, como la tarima es de madera Omar se arma de un galón de ACPM y la curte con el combustible, el olor es insoportable.

Carolín cae redonda, con dificultad respira y contesta a las preguntas, se ahoga.

Al otro día le enseño el cetro y la corona a Omar y le doy parte de crédito en ese triunfo, él esta algo serio, le consulto el por qué de eso y me contesta:

– Yo creo Carolín se llevó el premio de todas maneras, apenas se desvaneció todos los chicos quisieron darle respiración boca a boca –

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s