Cogito ergo moon

Emilio ( o de la educación)

Un lunático se sube al techo.

No porque le guste ver el paisaje.

Tampoco porque le guste ver a la vecina bañándose (En materia de sexo él lo ha visto todo)

Menos porque haya que arreglar algo (Una teja rota es una gotera más y el agua es vida)

Se sube al techo a contemplar la luna y aullar como el lobo que es.

Así son los poetas, escriben poesía para hacerse escuchar… y es verdad su aullido solo atrae lobas y nada más.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s