Instantes Breves 3

C.C.

– Cuando estaba contando los billetes pensé a qué hora es que me hacen la vuelta, como darme en la cabeza y asaltarme…

– Pero todo resultó bien ¿o no?…

– Nada!, faltaron billetes y la doña se acomodo sus tetas y de allí brava saco un talego y de mala gana fue colocando el resto de dinero, mientras a mi se me ocurrían pensamientos obscenos…

– En los negocios no hay lugar para los sentimientos…

– Es lo que digo yo, pero no más de verle las tetas a la vieja consideraba las posibilidades que tuviera ella de guardar millones, como una caja fuerte usted me entiende ¿verdad?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s