Un cielo para cada mar

MaLeV

Se cree que afuera hay inteligencia porque acá solo impera la ignorancia.

Cuando hay un acto execrable como un crimen, como un delito, todos hablan del autor, pero nadie entra a analizar de donde procede la idea del criminal. Hay una falla quizá genética, quizá educativa, quizá la misma sociedad se alterna y es cómplice por haber hecho de la historia un libro abierto a la violencia. Por eso no hay que asombrarse el atrevimiento que tiene el delito, su cinismo para actuar, su fuerza locuaz y su paradójica insolencia. Ya la justicia ha perdido su elección, ya parece que el armazón social protegiera al delincuente, o le hace un juicio débil o le increpa a arrepentirse en la Ley moral que dice que todo se perdona. quien pensará este sitio es el castigo o mejor es el infierno que nos correspondió y tenemos que penar hasta ser liberados, por eso hay hambre, por eso hay dolor, y hay sobre todo deseo y el pensamiento que nos trata como un secuaz verdugo hasta que por último terminamos deseando quedarnos con la certidumbre que no hay mejor lugar que este para vivir.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s