Espérame en enero

Alexis M.

Me acerco a ella y le digo que no la he podido olvidar y ella solo dice:

– Te conozco?

Vaya! esa técnica tampoco funcionó.

En cambio el César es un digno don Juan.

Mira a una hija de Eva haciendo pucheros al novio, va le tiende una emboscada y la abraza ante la mirada tórrida de su galán, mientras la chica trata de escapar no tanto de la situación embarazosa (en el buen sentido) sino del golpe de ala que se trae el César.

Tan pronto llegamos a la casa el César me pide la máquina de escribir y una hoja de papel, escribe una carta para que el gobierno legalice plenamente el saludo con un beso en la boca. ¡Eso es ironía”

Ahora el César anda detrás de una Abogada mostrando la copia del recibido de la carta y defendiendo su causa, la Doctora que sin ser de sanidad ni de seguridad ambiental le dice con razón:

– Pero usted se imagina cuánta suciedad hay en la boca

Pobre César lo dejan con el semblante de un pato sin lago. Mirando a parejas en los aeropuertos y en los terminales despedirse de beso.

– Espérame en enero vuelvo – me dice

Y cuando vuelve trae la idea de un gel para antes de besar que es colbón revuelto con maícena con el riesgo de que se le pegue a uno cualquier infección en lugar de la única enfermedad que hace que el beso exista: el amor.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s