Carnaval y confusión

El Emperador César

– Es agua! – dijo con sorpresa, mientras todos reímos – el agua, querido amigo es vida, el alcohol no – le dije. Lo que terminó por dañarnos los días siguientes fue que no recordaba en dónde deje guardado mi auto “todos los sitios parecían iguales”. Pasados siete días de búsqueda y una cuña radial hasta cuando apareció mi auto rojo allí en medio del abandono cubierto de polvo de carnaval y con olor a musgo. ¡Vamos al mar! y fuimos allá a seguir la fiesta pero resulto que el mar estaba lleno de algas y parecía un pantano. Pero se nos apareció la virgen cuando chocamos con unos extranjeros y como al Charlie  se le da el inglés, el torpe entiende que las parejas quieren hacer un trío o una orgía, yo no sé, el todo es que el asunto es que lo que quieren decir es que quieren compartir sus habitaciones con nosotros porque sus otros amigos no alcanzaron a llegar, no es nada sexual ni tal. Lo que si es que a las nenas les embriagamos al tope y a los chicos les sobornamos para que por lo menos saciar la carne con pieza de importación y el latin lover se viera promovido, sin embargo tras saciar la sed sexual convinimos que el sexo es un deporte que a veces llena y otras no y entonces sin amor el mundo es un caso perdido. Lo mismo el sexo.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s