Sobre mesas y pelotas

MALEV

La vida es una fiesta, quien mete la pata eres tú.

El Barman se ufana de su capacidad de mezclar los cócteles, arriba unas bailarinas van mostrando el trozo de pantorrillas y los de abajo ofenden a sus novias. La música estridente no deja conversar, así que el lenguaje de señas se hace necesario. Llega el César y su séquito exceptuando la requisa, un rumor recorre la barra: el señor que acaba de entrar es dueño de todo.

Una chiquilla embarazada a su corta edad bebe agua pero aspira el humo del cigarrillo de los demás.

Alguien reclama que las botellas de licor no tienen una gota de alcohol ¿Qué clase de sitio es este?. No se expenden drogas, no se envenena a la gente, solo se comen palomitas de maíz y maní con sal y limón.

Hay indisciplina, la gente se sonroja, baila con vergüenza, no habla, se evidencia que falta aquel “lubricante social”… ya no se enamoran.

La gente comienza a irse, pero entonces acude ha embriagarse afuera y vuelve y rinde espectáculo: baila, se pelea, llora y se revuelca… hay peleas y las mesas vuelan, mientras el dueño del sitio mira el triste panorama, mientras las parejas se van a la cama ha prohibirse lo prohibido y luego pasar de la raya.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s