Dos al medio día

MALEV

Alexis saca la cabeza por la ventana grita:

– Si no bajo hoy bajo mañana…

César se inventa que en el parque esta la chica que le gusta a Alexis, baja raudo apenas abrochándose los pantalones

– ¡Vamos!

Una chica flaca distribuye la publicidad de una bruja que cura desamores, ata y tiene la contra… Alexis cruza con la chica unas palabras y luego alcanza a César.

– Esa bruja es una farsa! – dice.

A pedradas bajamos unos mangos, nos untamos las caras y vamos al charco a enjuagarnos, pero allá encontramos a las “pilufas” que son unas hermanas que se dedican ha alquilar sus cuerpos, nos cuentan que a la bruja la llevaban dos tipos con dirección al río…

– ¡Vamos! – dice el César…

Las chicas nos siguen con cierto miedo, vamos cantando Juan boliche de Piero, silbamos, cuando de repente que va bajando por el río un chal negro, el Alexis con una rama comprueba si enredado en el mismo no vendrá un gallinazo, se sabe que la bruja tiene el poder de tomar formas animales. Las chicas se asustan y quieren volver, Alexis toma a una de la mano y el César a la otra, casi obligadas siguen hasta que divisan a los hombres que como ciegos se pasean por la orilla, buscan algo en el piso, por ningún lado esta la bruja, Alexis avanza y se oculta entre las ramas de un matorral para oír discutir a los dos señores, pero los tipos se advierten de algo y salen corriendo. César apresura el paso pero algo lo detiene, en la arena algo brilla, lo recoge con afán se lo echa al bolsillo y sigue aprisa.

Es de noche cuando Alexis y César se despiden de las “pilufas”, Alexis vuelve a encontrarse con la chica que distribuía la publicidad, ella lo acribilla con la noticia de que a la bruja, dos tipos la secuestraron y la fueron a desnudar al río, queriendo robarle un diente que ella se hizo colocar de oro.

Alexis se muere de la risa imaginando a la vieja en bola.

– Y no era que se podía convertir en un animal – vacila Alexis cuando llegamos a su casa…

César le corta la risa indicando el trozo de metal que hallo en el río… la idea es ir a vender el oro a la ciudad… pero Alexis explota en seguida:

– Y vos no crees que esa bruja ya sabrá quien es que tiene el metal? …

César entonces va solo, vende el trozo y va donde la bruja a consultar cuál sera su suerte ¡por las dudas!

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s