Mujer de fuego

MALEV

– Si te beso ¿me pegas?

– Claro! si no parecería una cualquiera…

Pero ella consintió el beso aunque al final le dio una cachetada y para aliviarle del dolor le volvió a besar… el amor es así…

El beso para el le supo a gasolina ¡Pero quien le manda a enamorarse de la chica que escupe fuego! (o la mujer dragón que queda más elegante)…

A ella lo que le erizaba era que él se le quedará viendo por mucho tiempo.

– Le tienes es lástimas – le había dicho la tía.

Pero el amor es algo de todo: angustia, deseo, poder… etc.

El día que a él lo llevaron preso por robarse unos zapatos, ella le alcanzo a enviar un beso volado, él sintió en el aire el aroma de la gasolina y dichoso entro a su celda con una sonrisa que ni la paliza de aquel día pudo borrar, menos los sesenta días que paso encerrado, y cuando salió fue a buscar a su amada, más ya ella no estaba, ni aparecía y a los que preguntaba no se atrevían a decir la mala noticia que era que la mujer que escupía fuego algún día se quemo la cara… Ya nadie le reconocía y huyó espantada.

Se dice que él la sigue buscando, no le importa si su amada ha perdido la belleza, el todo es saber que allí sigue la dama, la mujer dragón, la que no necesitaba gasolina para encender en alguien su corazón.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s