Una abuela para no olvidar

MALEV

– No tomaré ni un trago, prefiero ir al baño a vomitar y a llorar…

Yo me quedé en la estancia desarmando la pistola, limpiándola y volviéndola ha armar…

– ¿Por qué tienes un arma? – me había preguntado y yo sinceramente no tuve una respuesta, es esta mediocridad que se traduce en una sensación de inseguridad, como si al mundo le importara que me maten… No. Lo importante es que uno tenga con qué responder, en este caso un arma podría servir.

– ¿Estás bien? – pregunté para aliviar un poco la ansiedad…

– Mi abuela tenia razón desde el principio, los hombres no están hechos para amar…

Pensé al contrario que una mujer siempre está predispuesta y su única pretensión en el mundo era encontrar una forma para “joder” al hombre…

– Una, dos, tres pastillas y ya esta! – Le escuche decir, no soporté más forcé la puerta ante su asombro, hermética se quedó en un rincón luego sonrió y habló:

– Estúpido, pensaste en que me iba a suicidar ¿verdad?

– No vale la pena, déjalo y se acabo el dilema, el mundo es demasiado grande para dejarse morir por una sola persona…

– ¿Sabes? mi abuela tenía razón también hay hombres por los que vale la pena luchar

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s