Esta navidad no es para mí

Por César

Las luces van del suelo al cielo, mi alma quiere salirse de mi cuerpo…

Cuando tuve una casa la llene de ausencias, tenía un televisor de pantalla grande con 300 canales pero donde podía ver un canal a la vez, un mueble con los resortes salidos y un colchón de paja obsoleto y lleno de las peores plagas, allá fui a sufrir un resfriado en la navidad del 99. Y para colmo el timbre de la puerta no dejo de sonar y lo tuve que quitar a martillazos y en eso comienza un estruendo de golpeteo de los testigos de un tal Jehová.

Para colmo el día en que disfrutaba mirar un partido en la televisión junto a mis amigos que llegan los de la contra a intentar una emboscada, pero la casa esta tan vacía y tan desolada por fuera que los tipos no se exponen a el espanto que habita adentro.

Cuando sané a patadas destroce una ventana y volé la puerta con un taco de pólvora negra que no pude quemar en navidad.

Dejé habitar casas y me la pasé el resto de la vida en moteles.

Ahora recuerdo que el Charlie dijo que cuando no tiene a dónde ir no está perdido.

Mi casa es la calle. No estoy perdido.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s