Vuelven los rebeldes de la machine gun 7

Alexis

El torpe Tirso tira de la soga y suena la campana ¡a correr!. El Prefecto de disciplina examina su reloj, cree él que su reloj esta atrasado. La ola de alumnos sale despavorida hacia sus casas ¿a hacer qué?:

Unos ven la televisión,

Otros se cambian el uniforme y salen a cazar chismes de la cuadra…

Yo le ayudo con los libros a la Pina, me queda un olor a crema en las manos, ella no me debe nada, aunque se inclina para darme un beso en el cachete, del lado que no tengo negro. Olvide decir que un chico de otro grado me ha retado a pelear y yo le mostré la otra mejilla.

El Tirso me alcanza y me dice que los profesores se quejaron por el toque de campana anticipado y andan buscando al responsable.

Yo desde hace mucho tiempo que la tengo clara: huiré del colegio porque allá no enseñan cosas buenas. Además conocí al César un tipo que dice que en los centros educativos te lavan la mente para que después ya no puedas pensar más.

El día de mi partida le dí la mano al Director e incluso a la Pina le dí un beso en los labios y le dije “para que no me olvides” ella sonrío mostrando un espacio entre los dientes que le hacía lucir genial.

Hasta hoy creo que es la mejor decisión que pude tomar, más tarde el César llego con la respuesta perfecta cada que me preguntaban que por qué dejé el colegio “me querían graduar de imbécil” decía yo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s