Los rebeldes de la machine gun # 6

El César

– Estoy en Cali Veeee! – dice el Charlie.

Allá doña Lola es la clave, es una viuda millonaria que pensó un día en no heredarles nada a sus hijos y en vez de eso abrió las puertas de su casa, regaló cuanto chechere le estorbaba y tiro unas esteras y dio posada al viajero y al habitante de calle. Además de ofrecer agua y comida, aconsejaba.

– Vea doña Lola aconséjeme a este Charlie que anda super enamorado –

– Vea hijo las mujeres son un mal necesario pero en ellas no gaste ni toda la energía ni todo el dinero –

A doña Lola la mataron el viernes santo, cuando lo supe de una pensé en uno de sus hijos. ¡Las vainas de las herencias!.

Allá desfilan sus hijos y sus nueras esas zorras…

Me gusto ir al Juzgado donde el Doctor Abogado leyó el testamento y cuando la voluntad de la doña Lola fue donarlo todo a la beneficencia los polluelos casi que gritaron.

– Hay señoras eduquen bien a sus hijos no vayan y se arrepientan de traerlos al mundo o algo peor tengan que hacer lo que hizo doña Lola, quitarles la herencia –

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s