A qué horas se dedicaron a eso

Por Charlie

La noche nos esclaviza al vicio, la serenata la tiene la lluvia, saltamos entre los charcos, silbamos alguna melodía. Sabemos que tras aquellas cortinas en aquellas casas hay parejas haciendo el amor, gimiendo y enredándose en no se cuantos misterios, eyaculando y substrayendo la esencia, arriesgándose a traer otra vida. Y otros estarán solos con sus ocurrencias en la mente y deseando estar teniendo sexo, ¿en dónde queda el amor?. Antes habían casas de un piso ahora ya son edificios. La gente ha aumentado un poco. Eso sucedió en las noches. Mi amigo César dice que el mundo no soporta tal carga y entonces mira a la violencia como una posibilidad, nadie es indispensable y mientras menos contamine mejor. – Yo no sé como una madre se siente tan orgullosa de su hijo, si puede el día de mañana su hijo ser el asesino de una persona importante para la humanidad – Los hijos no están ya naciendo con el pan debajo del brazo, lo que traen es una incertidumbre creciente, y a futuro bien pueden desquitarse con sus padres o de paso con la sociedad que les cupo en suerte.  – Y hablan de familia como si se tratara de una bendición – Lo cierto es que hoy una familia es un conjunto de retazos dispuesta a separarse en cualquier momento. Yo no sé si ser bueno es que va para algún lado, lo que es mi amigo César se ha armado y anda equilibrando la carga.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s