Amores Clandestinos

El Persa

Al Charlie por andar saltando alambradas se le clavo un alambre en la entrepierna con el riesgo de perder el testículo. Al César en una pelea le dieron una patada en su intimidad y le dejaron comiendo polvo, al Tapita por juntarse con lobos aprendió a pelear y también le dejaron tuerto de una güeva. Y todo por intentar amar eso del peligro y la clandestinidad, porque un beso prohibido es tan anhelado como helado fresa. Pero el plato completo se come frío y no importa violar cerradura, cerrojo o alarma para estar con la que uno ama, y luego a la mañana siguiente ir a donde los amigos y decirles “yo se lo hice” y ellos a preguntar que de qué tamaño eran sus tetas… no esa era otra época.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s