Romerías de las doce

El Persa

EL sol se eleva pero el calor se encierra, la mayoría busca la sombra y el sueño, el más valiente hombre va por el último litro de leche para el café. El horizonte se divisa como si del suelo se desprendieran flamas invisibles, en la plaza todos buscan el aliento de la nevera, pero nada, el hielo se ha derretido y quizá sea se ha descompuesto. Solo dos novios se alientan a besos en pleno parque y aunque hacen pausas para tomar aire, y el muchacho suda y ella suda los dos soportan, así es el amor, atrevido al calor o muy tonto que de seguro tendrá que apagar el incendio de sus corazones.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s