Heridas obtusas

El Persa

A la vida hay que buscarle el modo, porque siempre pega primero y sin avisar, y por eso esas caídas son letales y es difícil levantarse.

El Teacher viene con su bolsa de fichas para jugar a la lotería otra vez, el domino ha quedado ya desbaratado desde que el César lanzó por la ventana las últimas fichas. También el parqués y el ajedrez, el uno porque el tablero está hecho añicos y el otro porque alguien mordió los dados hasta volverlos redondos. Pero la lotería si es más prudente las tablas son de cartón y los números que salen se van señalando con maíces, aunque el César a una tabla le haya pegado un chicle, sin embargo como en todo juego no falta el mal perdedor y el César relincha, hace pucheros y dice que él ganó y tira su tabla y tira sus maíces y se enfrenta al sistema como si todo fuese serio, y como el calor y el odio afloran nos trenzamos en un combate cuerpo a cuerpo con los puños por delante esperando ganar en este nuevo juego llamado violencia. Ya a la tarde tenemos hielo sobre los moretones y labios y cejas partidas y nos reímos considerando que al menos nos sacamos al diablo de las entrañas y lo lamentamos por las mujeres que no pueden pelear así y sacarse tanto resentimiento y amargura.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s