Armados y no tan peligrosos

El Persa

Una bala puede rebotar e ir en contra de quien la dispara. Esa fue una premisa inquietante. Como nuestro amigo Jexu que por temblar tanto apunto mal y en lugar de poner la bala en su sien el proyectil fue a parar a el sillón del vecino luego de romper un florero, un televisor viejo y un cuadro de la pared… de buenas que el vecino estaba en la cama. El problema de las armas es que por si solas no hacen nada… o mejor quizá si lo hacen y es que convocan fuerzas del mal y están allí para causar un daño… son mecanismos tan fríos y oscuros, tan dispuestos a la violencia, tan provocadores, tan ofensivos y esclavizantes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s