¿Con quién nos medimos?

Por S

Tres, dos, uno.. así comienza el perihelio de las noticias más amargas de este país… basta decir que aquí se negocia por todo tipo de mercancía, y es insólito que por todo haya que pagar. Nos falta esa originalidad y sentido de pertenencia, es como si fuésemos a medirnos la ropa ajena, y es cierto que si tal ropa viene del norte ni nos queda porque allá son de talla “big”. Deseamos a toda costa ser más originales, vencer la adversidad, denotar casta o clase, poder hablar inglés (u otro idioma), traicionarnos menos nosotros mismos; pero la secular herencia nos lo impide, la resignación viene entonces y nos aplaca. Casi que nos pasamos la vida criticando a nuestro prójimo por sus pecados y no contemplamos la posibilidad de una auto critica hacia nosotros mismos. Es fascinante inflar el ego de posesión y de exhibir lo divertidos que somos, pero nada, supone en nosotros ese sentido de seguridad, obviamos el verdadero concepto que tenemos de la realidad, sabemos lo que es justo pero nos desviamos del camino solo porque otros lo hacen.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s